La sopa de guisantes

Retomamos la actividad en este inicio de septiembre caluroso. Tengo varias preguntas que personas en formación con nosotros han ido enviando que iré respondiendo por aquí o por el videoblog que vamos a empezar a construir.

Durante una de las sesiones sobre técnicas en terapia familiar debí crear un autentico caos, «una sopa de guisantes» como definí a la técnica. Voy a poner esto en en contexto.

Solemos hacer un taller práctico de unas cinco horas exponiendo algunos casos y vamos explicando las técnicas que desarrollamos en las intervenciones. Para aquellos que no sigan asiduamente este blog diré que intervenimos con individuos, familias, organizaciones, etc desde un «abordaje» sistémico, combinando ideas, interpretaciones y técnicas de las diversas aproximaciones sistémicas.

En ese taller estaba explicando una técnica que yo llamé de la sopa de guisantes, por lo espesa, porque siempre es de color verde y por mucho que la remuevas es díficil ver el fondo del plato. Es una técnica que De Shazer desarrolló, en la que el terapeuta admite abiertamente su confusión ante la confusión de los pacientes. Él la denomina «de la confusión».

¿Cuál es el objetivo?

El objetivo es frustrar, a los participantes en la sesión, en construir un significado en la situación terapéutica y, por lo tanto, resulte imprescindible el planteamiento de una meta, que es lo que da sentido a aquella situación.

Es una técnica tomada de Milton Erickson, y que nos sirve para poder trabajar con aquellos consultantes que no saben, no quieren o no pueden plantear un objetivo claro, dividido entre el hacer o no hacer. Yo puse el ejemplo de la madre que quiere castigar a un hijo o premiarle ante el mismo comportamiento y que te solicita que tu le indiques.

Es en ese momento en el que en la que el terapeuta admite abiertamente su confusión para provocar que ella, o ellos, planteen una meta, que es lo que dará sentido a la intervención.

A veces puedes encontrar esta técnica con el nombre del terapeuta dividido.

Buen trabajo

Teoría como modelo

Patterns

A veces me encuentro con preguntas como las que vienen a continuación:

¿Por qué tengo que estudiar el capítulo de este libro?

¿Por qué tenemos que leer tal artículo?

Ya leeremos a …

¿No es mejor que nos expliques como lo haces, lo otro no nos importa?

Ya somos graduados en psicología, sociología, trabajo social, educación social, etc. Eso ya lo vimos.

Preguntas de alumnos en alguna sesión.

Es verdad que muchas veces se viene a un taller, un seminario, un curso, etc para aprender tal o cual técnica, pero cuando se explica el origen o la teoría que hay detrás de esa práctica, comienza un rurun que no tiene freno. Hay cierta resistencia, en algunos de los participantes para que se les hable sobre la teoría. Por eso yo les suelo explicar algo como lo que viene a continuación.

Un modelo es un artificio conceptual empleado para invitar a la investigación empírica y proporcionar un marco de referencia para comprender los sucesos observados. Utilizar modelos significa pensar mediante analogías. En este caso, la teoría de los sistemas se tomó prestada de otras ramas cien tíficas con el fin de probar su eficacia como instrumento para analizar lo que sucede en las familias, o en las organizaciones.

El psicólogo, el psicologo social , el sociólogo, el educador, el trabajador social, está interesado en la teoría de los sistemas con el fin de analizar la familia, las organizaciones, etc., pero no le interesa modificar la teoría de los sistemas sobre la base de tales análisis. Dado que la conceptualización fluye enteramente desde el nivel conceptual al empírico, un modelo se elige únicámente en virtud de su valor heurístico o instrumental (Marx). (Es aquí cuando les indico que yo llegué al encuentro de la sistémica a través de la terapia familiar, pero que luego me ha servido de base para analizar otras realidades)
Un modelo organiza el pensamiento de un profesional o de un investigador acerca de los fenómenos que está observando, en este caso, las familias (muchas veces este discurso se lo hago a estudiantes de magisterio y les indico que en este caso la unidad de análisis es la escuela). Así, la teoría de los sistemas puede guiar y organizar la investigación acerca de la familia (escuela) como un tipo de organización. También puede emplearse para guiar y organizar las medidas tomadas por la familia, o por el personal escolar, con el fin de mejorar el funcionamiento de la familia (escuela). (En este caso recordando a Virginia Satir les digo que el terapeuta debe convertirse en un elemento más del sistema familiar y aparecer como un modelo al que pueden tener como referencia los diversos miembros de la familia) (1)

Siempre debe tenerse presente que un grave error, que se produce en el uso de los modelos, consiste en olvidar que, en el mejor de los casos, un modelo representa sólo una parte de los fenómenos estudiados. A menudo los psicólogos (psicologos sociales, sociólogos,…) generalizan demasiado los modelos creyendo que representan más de lo que son. (2)

(1) Tomo de un modo nada literal las visiones, disposiciones, consejos, instrucciones, etc. que hace al terapeuta Virginia Satir, en el libro Psicoterapia Familiar conjunta. Manejo la segunda edicción de la Prensa Médica Mexicana, 1980.

(2) Recordemos que el mapa no es el territorio.. Y que un modelo te sirve para dar explicación y te ayuda a intervenir…

¿Existe o no existe la terapia sistémica?

pexels-photo-2166711.jpeg

Hacia el final del segundo año de entrenamiento en terapia familiar de enfoque sistémico una de nuestras profesoras nos lanzó un desafío. Reflexionar sobre si existe o no existe la terapia familiar. Nos dio un papel a cada uno de nuestro grupo y nos dividió en dos bandos: uno tendría que defender la existencia y el otro negarla.
A la vuelta de las tres semanas teníamos que defender nuestras posturas. Cuando llegamos al sitio donde realizábamos nuestro entrenamiento nos encontramos con una frase en el rotafolio (o papelógrafo): “La terapia sistémica no existe. Más bien habría que entenderla como amplio concepto general que engloba una multiplicidad de modelos, que a su vez, pueden ser muy heterogéneos” (LIEB).
“Mi gozo, en un pozo”. Nuestro grupo había trabajado mucho para demostrar la existencia, vimos la primera parte de la afirmación y no nos quedamos con la segunda. Es verdad que si se quiere hacer una historia de la terapia familiar vas a encontrarte con múltiples dificultades porque siempre te vas a quedar con algún modelo fuera del trabajo que realices. Siempre hay múltiples intersecciones y además los modelos no son “puros”, ni se propagan como tales porque el terapeuta es el medio y la competencia, o competencias, de este terapeuta se van a adquirir de muchas y variadas maneras, de muchos profesores y profesoras que de una u otra manera van a influir en su práctica diaria. También, en base a su experiencia, podrá a prueba un modelo y se quedará, con algunas cuestiones básicas, o se distanciará de ellas.
Pero aún así podemos acercarnos a modelos que han influido en mayor medida en el mundo de la terapia familiar de enfoque sistémico. El mayor mérito de la terapia familiar estructural de MINUCHIN consiste en haber tematizado en su modelo la importancia de los límites y las estructuras. Así para los que trabajamos con adolescentes y sus familias sigue siendo muy útil preguntarnos por las relaciones que existen entre los subsistemas de los padres y el de los hijos, o si los límites son claros o imprecisos. Y mucho más en los nuevos modelos de familias que estamos viendo a diario. Además este modelo nos invita, lo mismo que ellos, a revisar sistemáticamente el trabajo que realizamos y desarrollar nuevas alternativas en el trabajo con este tipo de familias.

“El concepto inultigeneracíonal que formuló Boszormeyi-Naqgy y que Stierlin (por ejemplo, 1975) reelaboró como concepto de delegación e individuación referencial introdujo en la terapia sistémica la perspectiva de buscar, más allá de los acontecimientos actuales, el modo en que la conducta, la vivencia y los síntomas generan sentido si se examinan los legados de generaciones anteriores y se plantea la pregunta de en qué medida se han cumplido o era posible cumplirlos”.

Von Sclippe

Satir haber indicado, en una fase en la que se había descuidado bastante el individuo y la relación terapéutica, que la autoestima de una persona es indispensable para una comunicación armónica y que, por consiguiente, fa confianza en la relación terapéutica es un componente esencial del proceso de cambio. En la actualidad, el método de la escultura familiar atribuido al enfoque orientado a la vivencia sigue siendo útil en el trabajo sistémico.
Whitaker subrayó la importancia del juego creativo. Su muy poco ortodoxa forma de trabajo aún es un ejemplo de cómo pueden superarse de forma creativa y eficaz los límites impuestos por las teorías. Recientemente un grupo de alumnos siguiendo a este terapeuta han puesto en marcha un trabajo con un juego de cartas (Dixit -https://www.amazon.es/Asmod%C3%A9e-Libellud-200706-Dixit-ilustradas/dp/B001OH9EDW-) que está dando buenos resultados con los jovenes y adolescentes con los que están trabajando.

La terapia familiar estratégica es desarrollada en la década de los 50 principalmente por Jay Haley, creía que era más importante que los pacientes resolvieran sus problemas de inmediato en lugar de comprender el por que de ellos. El modelo estratégico utiliza para sus intervenciones directivas planificadas deliberadamente por el terapeuta, las cuales constituyen su principal técnica terapéutica. No se hace hincapié en el insight o la comprensión, ni se formulan interpretaciones. Por tanto, al focalizarse el problema presentado, esta terapia no está orientada al crecimiento personal ni se preocupa por el pasado; el acento está puesto en la comunicación en el presente. Las directivas pueden ser directas o paradójicas; sencillas o complejas. El primer paso para su impartición es motivar a la familia a que la acate, por lo que deben ser muy precisas, para que surtan el efecto deseado.

¿Y el modelo de Milán? ¿Y la cibernética de segundo orden? ¿y …?. Lo dejaremos para otras entradas del blog.

#BuenTrabajo

#espaciodepensamientosistemico

#mediacionsistemica

#SiempreHayunaAlternativa

Ecomapa

En un Webminario reciente se me solicitó la explicación de lo que es un seminario. Para ello hemos creado un pequeño vídeo tutorial sobre la utilización del mismo. Se encuentra en la lista de «Pensamiento Sistémico» y os dejamos el enlace a continuación.

Breve explicación

Es la representación esquemática del entorno ecológico del cliente, de la familia, de una institución, etc.

Emplea una grafía que puede ser propia de la persona que la realiza (en el vídeo explicativo es la que utilizo personalmente)

Permite

  • Identificar en forma rápida las interrelaciones del paciente identificado, familia institución, … con el ambiente y el contexto sociocultural en el que se desenvuelve, es decir, da información sobre la red  de recursos.
    • O al menos nos permite descubrir la red en la que puede estar inmerso
  • Identificar en forma rápida y sencilla los recursos extrafamiliares o individuales que pueden ser de utilidad en casos de situaciones conflictivas o de crisis.
  • Detectar también las carencias más importantes a nivel familiar, con el objeto de fortalecerlas.
  • Sospechar de otras dificultades y problemas
  • Ubicar aquellas personas o familias socialmente aisladas por migración reciente u otros motivos.

Ver el vídeo:

Buen Trabajo

Tercer axioma de la comunicación

Llegamos al ecuador de la explicación de los axiomas que hemos iniciado hace semanas. Hoy nos toca el tercero: la puntuación de la secuencia de hechos.

La naturaleza de una relación se establece en función de la puntuación o gradación que los participantes hagan de las secuencias comunicacionales.

Consiste en la interpretación de los mensajes intercambiados y cómo influyen en la relación comunicativa que se establece. En muchas ocasiones se considera que una respuesta es consecuencia o efecto de una información anterior cuando el proceso comunicativo forma parte de un sistema de retroalimentación.

Un ejemplo clásico se puede ver en una relación de pareja en la que una de las personas (A) regaña a la otra (B) y como consecuencia, (B) se retrae. Debido a esta actitud, (A) vuelve a regañar a (B). Esta situación es recíproca y reiterativa y puede servir como ejemplo explicativo del tercer axioma.

Esta semana he tenido un ejemplo de este axioma:

Asun (1) es una madre separada con dos hijas adolescentes de 17 y 15 años. María, es la mayor y tiene “un lío con la bebida” desde hace unos tres años. Cada dos o tres fines de semana cuando sale con sus amigos se emborracha. La madre se ha enterado hace poco porque en un espacio de tiempo corto, la han llamado tres veces de uno de los hospitales de Zaragoza, a dónde la acaba llevando “su amigo con derecho a roce”, tal como ella lo ha definido.

En la consulta tratamos de hacer una aproximación a la situación de María. Nos encontrábamos la familia nuclear y yo. Ante una pregunta mía María dice que bebe porque su madre no la quiere, que quiere más a su hermana pequeña, y que siempre la está controlando. La respuesta de Asún sin dejarla terminar, y subiendo la voz por encima de ella: ¡Te controlo porque vienes siempre borracha!

¡Grito de María!: ¡Lo ves si es que tengo que beber para no pensar!.

¿Os imagináis lo que aconteció a continuación, no?

Recordad: al puntuar la secuencia de hechos, podremos establecer el modo en que, los miembros de un sistema, organizan los hechos de la conducta de comunicación . Y no sólo eso, si no al comprender esta estructura, podremos interpretar el modo en que los mensajes emocionales de cada interlocutor se han auto-regulado para adaptarse mutuamente conformando su propia relación.

(1) Los nombres han sido inventados

Buen trabajo

El circuito de retroalimentación en la comunicación humana

Cuando hablamos de feedback o retroalimentación en la comunicación humana estamos refiriéndonos a la respuesta que un receptor de una comunicación le está dando a un emisor de la misma, a un mensaje, verbal o no verbal, recibido. Pero al ser una comunicación bidireccional, a su vez a la recepción del mismo el emisor vuelve a enviar otro mensaje, creándose un circuito de retroalimentación, “una pescadilla que se muerde la cola”.

A lo que yo comunico el otro responde con otra comunicación sobre lo que yo le he comunicado o ha percibido de mi comunicación y él responderá con otra comunicación que tendrá consecuencias en mi.

El circuito de feecback

Recordemos que cuando hablamos de comunicación humana no sólo estamos hablando de la comunicación verbal, también tenemos en cuenta la no verbal. Por lo tanto el mensaje está siendo emitido por ambos canales y está siendo recibido y reenviado también por ambos canales. Por eso es tan complicada la comunicación.

En acompañamiento, orientación, intervención o psicoterapia de enfoque sistémico lo estamos viendo, analizando y tratando de manejar, continuamente. Intentamos que nuestros clientes encuentren nuevos caminos

Una vez conocido todo esto y comenzado a manejar de un modo más positivo nos podemos preparar para:

  • Hablar de nuestra comunicación (metacomunicar) y como la recibimos y la emitimos.
  • Mejorar nuestras habilidades comunicativas que darán paso a nuevas, y espero que mejores, formas de comunicación.

Volveremos sobre estas cuestiones en otro momento. Es otro diálogo.

El arte de hacer preguntas I

Cuando en los talleres de Pensamiento Sistémico o en los de Terapia Familiar de enfoque sistémico comentamos las diversas preguntas que se pueden realizar, siempre acabamos planteando la posibilidad de poner todo lo que hablamos, por escrito.

Y esto es lo que iremos haciendo durante unos domingos, comencemos por preguntas de comprensión literal:

  • ¿Qué, …?
  • ¿Quién/Quiénes …?
  • ¿Cómo se llama …?
  • ¿Dónde …?
  • ¿Cómo …?
  • ¿Con quién …?
  • ¿Cuándo …?
  • ¿Para qué …?
  • ¿Cuál es …?
  • ¿Qué quieres decir cuando dices …?

Asi podemos:

Saber quién o quienes están implicados en los hechos, secuenciarlos, precisando el espacio, tiempo.

Encontramos sentido a las palabras empleadas por la persona (o personas) que solicita ayuda, …

¡Buen trabajo!

 

Sobre las preguntas en la práctica sistémica

En el grupo de trabajo del curso de pedagogía sistémica hemos estado hablando de cómo clarificar los diversos encargos o demandas que se nos ofrecen. Una vez que hemos puesto encima algunas cuestiones me piden que escriba algo sobre lo que habíamos hablado y trabajado.

Aprovecho que estamos potenciando el blog para trasladar las respuestas que se me han hecho. Parto de lo que escriba a continuación puede ser modificado a lo largo del tiempo y no es original del todo, puesto que es parte de mi práctica habitual pero tiene mucho de haber copiado aquellas prácticas que me ha parecido oportunas y que daban resultados, tanto a compañeros actuales y pasado, como material de estudio, de muchos autores de enfoque sistémico.

Para aclarar la demanda o el encargo que me solicitan puedo plantearme las siguientes preguntas.

  1. ¿Quién me hace el encargo?
    1. ¿Realmente es la persona que tengo enfrente quién me está pidiendo algo? ¿Es la clienta o es la que me va a pagar por mis servicios? ¿o tiene otro rol?
    2. ¿Qué tendríamos que hacer la persona y yo para dejar satisfecho a quién o quiénes hayan hecho el encargo?
  2. ¿De verdad lo quieren de mi? ¿o lo quieren de otro compañero del centro? ¿o del centro en general? o ¿realmente a quién están interpelando?
  3. ¿Este es el momento del encargo?
    1. ¿Desde cuándo lo quieren?
    2. ¿Ya se lo han encargado a otro u otros?
    3. ¿Soy el único encargado o estamos varios profesionales repartidos?
  4. ¿Hasta cuando lo quiere?
    1. ¿Para ayer?, ¿Ya es demasiado tarde?
    2. ¿Para jutificar cualquier comportamiento posterior o anterior?
    3. … Nos lleva a la siguiente cuestión
  5. ¿Cuántas sesiones quiere? ¿sesiones de terapia? ¿de orientación? ¿de …?
    1. Es ¿cuánto quiere?
    2. Y también ¿cuántas propuestas (objetivas o subjetivas) quiere? (1)
  6. ¿Para qué lo quiere? He aquí el meollo de la demanda o encargo
    1. ¿Cuál es la finalidad?
    2. ¿Qué habría que hacer en función de esa finalidad? (2)
  7. ¿Contra quién?
    1. Nos hacen el encargo ¿en contra de quién o de quiénes?. ¿Existen coaliciones que tienen que ver con el encargo?
    2. Y sobre todo ¿estan de acuerdo o no con el servicio deseado? (o los servicios). No ya tanto con la demanda, sino con el servicio en sí mismo.

Espero que esto os ayude a clarificar lo comentado hoy en la sesión

(1) Os recuerdo lo que he comentado varias veces: escribir la demanda que os solicitan pero lo más concreta y operativa que podaís…

(2) La herramienta del «milagro» puede sernos útil.

PD

Queda por redactar algo sobre el contexto de derivación, que también lo haré por aquí.

Blanco2largo_direccion

Como superar la ansiedad

Esta entrada está realizada por mi compañera Ester Claver

¿Quieres saber cómo es tu estado de ansiedad?

Aquí encontrarás un test bastante fiable diseñado por psicoactiva.

http://www.psicoactiva.com/tests/test-ansiedad-profesional.htm

Los trastornos de ansiedad son muy comunes, pero no por ello menos molestos e incapacitantes para quien los padece. Miedo irracional a salir a la calle, a hablar en público, a volar… muchas caras para una misma cosa: tu cerebro te está alertando de algo.

  • Quizá en algún momento de tu vida esa alerta fue necesaria y tu cerebro no sabe que eso ya pasó.
  • O hay una decisión pendiente (o muchas) en tu vida que no afrontas y tu cerebro te avisa de que hay una tarea sin hacer.
  • O te has pasado con el estrés y tu cerebro se revela.

Hay que saber dónde está la raíz. Y también ser consciente de que es un trastorno muy pero que muy paralizante pero que nadie se muere de ello, que los síntomas son normales, que ni te mueres, ni te vuelves loco. La medicación puede ayudar, pero puntualmente. Luego no sirve para nada. Te tranquiliza, pero también te resta capacidades que necesitas.

¿Qué hacer? conductas alternativas que también relajan pero sin efectos secundarios. Y tratamiento psicológico apropiado.

El trastorno de ansiedad termina produciendo alguna fobia. Una de las más comunes es el miedo a los espacios abiertos, a salir a la calle. Cuando la persona se ve en esa situación, primero anticipa que le va a dar un ataque de ansiedad y luego siente una especie de vértigo, pánico… y los demás síntomas fisicos que varían de persona a persona.

Cortar ese ciclo es importante. Parar el pensamiento anticipatorio y afrontar los signos físicos sin darles importancia. No es fácil, se necesita ayuda externa en muchos casos. Pero la lucha no se debe abandonar. Decirle a tu cerebro que mandas tu, que no pasa nada y que poco a poco vas a conseguir tu meta. Paso a paso. 

Una de las claves es aprender a sentir, o más bien a aceptar lo que sentimos, ponerle nombre y aceptarlo. Muchos de los problemas de ansiedad vienen derivados de el «analfabetismo emocional» en el que nos ha sumergido la sociedad actual.

En Zaragoza: Juseppe Martinez 17, 4A
CITA PREVIA: 691 033 965

En Huesca: Plaza Inmaculada 2, 1E of. 3
CITA PREVIA: 629 819 714