Supervisión Clínica

 

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=8bMKKD_5Ih8&w=560&h=315]

La relación terapéutica es la clave de la eficacia en Psicoterapia. Pero muchas veces nos encontramos en situaciones en las que no acabamos de encontrar ese camino de acercamiento.

La supervisión terapeutica es un camino que profesionales que tienen experiencia la ponen al servicio de los nuevos profesionales. Por eso un año más abrimos el plazo para crear un pequeño grupo de trabajo (flexible y adaptado a tus necesidades) en el que podamos compartir nuestra experiencia y saber hacer.

También para aquellos que quieran cumplir con los requisitos para la obtención del titulo de Psicoterapeutas de Familia en el enfoque sistémico.

Un mínimo de dos años de práctica profesional como psicoterapeuta, debidamente supervisada. Al menos incluirá el tratamiento de dos casos y un mínimo total de 300 sesiones de tratamiento y 100 sesiones de supervisión de dichos tratamientos (de las cuales al menos 50 serán supervisiones individuales en las modalidades de psicoterapia individual). La supervisión de la práctica profesional habrá de realizarse con psicoterapeutas expertos acreditados como tales por las respectivas asociaciones de psicoterapeutas… (punto 3 del artículo 21 de la FEAP)

Puedes ponerte en contacto con nosotros (629 819 714):

Esther Claver, Supervisora Docente FEATF

Luis Vilas, Supervisor Docente FEAP

Síndrome de Urías

Hace un tiempo escribí una entrad en un blog que a día de hoy permanece inactivo , hoy la rescato tal cual después de estar hablando con una compañera de despacho y la situación de uno de sus clientes.

Este episodio fue tratado en los grupos de Supervisión de Casos (1) que llevamos realizando más de diez años. Los nombres y alguna de las situaciones han sido cambiadas. Relato el tema

En uno de los últimos grupos de Supervisión de Casos, se planteó una cuestión que quedó pendiente. Debatíamos de la importancia del grupo de referencia de un joven había sido “expulsado – abandonado” del grupo parroquial al que pertenecía.
Brevemente, la situación era como sigue:
Javier, 21 años, es un brillante estudiante de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Zaragoza. De hecho cursa los estudios de Filosofía que comparte con el último año de Magisterio. Es activista de un grupo parroquial en una parroquia del Centro de Zaragoza.

Ha tenido novia hasta hace unos cuatro meses, pero se han dado “un tiempo”. La novia también es una de las lideres del grupo parroquial.

Últimamente se encuentra raro: se ha vuelto taciturno, con algunos brotes de rabia, a veces incontrolada, cuando menos se lo espera, cuando hasta hace bien poco era un “chico modelo que no daba para nada que hablar, siempre dispuesto para todo”.
Su madre le ha pedido que vaya a una psicóloga, que ella conoce, puesto que ella misma ha sido de gran ayuda para superar un “bache” que había tenido. Han mantenido cuatro sesiones y en todas ellas Javier, llega, se sienta, baja la cabeza y apenas habla, es la psicóloga quien pregunta y él responde, a veces, con monosílabos.

La persona que presenta esta situación es una alumna en prácticas que está con esta psicóloga, le ha permitido presentar la situación porque ella siente que no puede llegar a él, en este momento, “que hay algo que se le escapa”, y quiere ver si en el grupo de Supervisión podemos darle algunas pistas que le ayuden a poder mejorar su intervención.

Después de varios comentarios e ideas muy provechosas, y estando a punto de concluir, un integrante del grupo dijo en voz alta: “el síndrome de Urías”, …

Nos comentó que en una ocasión había leído algo al respecto, pero que no se acordaba mucho de aquello, pero que este caso le había vuelto a recordar aquella lectura. El resto del grupo no habíamos hablado para nada del tema religioso, pero recordando algunas cosas, le dije que podríamos enfocar la situación también teniendo en cuenta este hecho.

¿Quién fue Urías? La historia se recoge en el Antiguo Testamento. El rey David, estaba apasionadamente enamorado de la mujer de Urías, había mantenido relaciones con ella y esta esperaba un hijo suyo.
Urías era un general, muy fiel, del ejercito de David, era hitita (un extranjero en el ejercito, un mercenario, podríamos decir). David le ordenó ir en la primera línea de la batalla y mandó a los oficiales y soldados que en un momento determinado, lo abandonasen en el campo de batalla, y así el enemigo lo matase.

Si alguien ha visto la película 300 comprenderá que eso significaba la muerte segura, porque los soldados, en aquel tiempo, dependían unos de otros de tal manera, que perder a uno de ellos, era perder la protección total.

No sabemos lo que pasaría por su cabeza, en el momento de quedarse solo frente al enemigo, supongo que una mezcla de sentimientos se habría apoderado de él: confusión, incomprensión traición, temor, …

Así que propusimos que se explorara esta parte de la vida de Javier, su grupo de referencia, de la que no sabíamos nada. Puesto que puede que una crisis personal y/o espiritual le esté sobrevolando, lo mismo que a muchos otros cristianos o pertenecientes a grupos de diversas confesiones, fundamentalmente religiosas, esta situación esté en su vida.

Y ocurre, a menudo, que al buscar apoyo, ayuda, en los grupos (eclesiales, en este caso), no la encuentran. Y no solo eso, sino que se encuentran con incomprensión, marginados, … rechazados, abandonados por aquellos que más esperaban ayuda.
Hemos propuesto que se explore esta parte de la historia de Javier y ver la importancia que tiene en él esta parte de su historia personal. Y, al mismo tiempo, la posibilidad de ayudarle en encontrar caminos para la independencia y autonomía.

(1) Para más información de estos grupos puedes ponerte en contacto con Ester Claver, en Huesca: Plaza Inmaculada 2, 1E of. 3. CITA PREVIA: 629 819 714

Y en Zaragoza con Luis Vilas. CITA PREVIA: 691 033 965