Saltar al contenido

Esta entrada está realizada por mi compañera Ester Claver

¿Quieres saber cómo es tu estado de ansiedad?

Aquí encontrarás un test bastante fiable diseñado por psicoactiva.

http://www.psicoactiva.com/tests/test-ansiedad-profesional.htm

Los trastornos de ansiedad son muy comunes, pero no por ello menos molestos e incapacitantes para quien los padece. Miedo irracional a salir a la calle, a hablar en público, a volar... muchas caras para una misma cosa: tu cerebro te está alertando de algo.

  • Quizá en algún momento de tu vida esa alerta fue necesaria y tu cerebro no sabe que eso ya pasó.
  • O hay una decisión pendiente (o muchas) en tu vida que no afrontas y tu cerebro te avisa de que hay una tarea sin hacer.
  • O te has pasado con el estrés y tu cerebro se revela.

Hay que saber dónde está la raíz. Y también ser consciente de que es un trastorno muy pero que muy paralizante pero que nadie se muere de ello, que los síntomas son normales, que ni te mueres, ni te vuelves loco. La medicación puede ayudar, pero puntualmente. Luego no sirve para nada. Te tranquiliza, pero también te resta capacidades que necesitas.

¿Qué hacer? conductas alternativas que también relajan pero sin efectos secundarios. Y tratamiento psicológico apropiado.

El trastorno de ansiedad termina produciendo alguna fobia. Una de las más comunes es el miedo a los espacios abiertos, a salir a la calle. Cuando la persona se ve en esa situación, primero anticipa que le va a dar un ataque de ansiedad y luego siente una especie de vértigo, pánico... y los demás síntomas fisicos que varían de persona a persona.

Cortar ese ciclo es importante. Parar el pensamiento anticipatorio y afrontar los signos físicos sin darles importancia. No es fácil, se necesita ayuda externa en muchos casos. Pero la lucha no se debe abandonar. Decirle a tu cerebro que mandas tu, que no pasa nada y que poco a poco vas a conseguir tu meta. Paso a paso. 

Una de las claves es aprender a sentir, o más bien a aceptar lo que sentimos, ponerle nombre y aceptarlo. Muchos de los problemas de ansiedad vienen derivados de el "analfabetismo emocional" en el que nos ha sumergido la sociedad actual.

En Zaragoza: Juseppe Martinez 17, 4A
CITA PREVIA: 691 033 965

En Huesca: Plaza Inmaculada 2, 1E of. 3
CITA PREVIA: 629 819 714

Hace un tiempo escribí una entrad en un blog que a día de hoy permanece inactivo , hoy la rescato tal cual después de estar hablando con una compañera de despacho y la situación de uno de sus clientes.

Este episodio fue tratado en los grupos de Supervisión de Casos (1) que llevamos realizando más de diez años. Los nombres y alguna de las situaciones han sido cambiadas. Relato el tema

En uno de los últimos grupos de Supervisión de Casos, se planteó una cuestión que quedó pendiente. Debatíamos de la importancia del grupo de referencia de un joven había sido “expulsado – abandonado” del grupo parroquial al que pertenecía.
Brevemente, la situación era como sigue:
Javier, 21 años, es un brillante estudiante de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Zaragoza. De hecho cursa los estudios de Filosofía que comparte con el último año de Magisterio. Es activista de un grupo parroquial en una parroquia del Centro de Zaragoza.

Ha tenido novia hasta hace unos cuatro meses, pero se han dado “un tiempo”. La novia también es una de las lideres del grupo parroquial.

Últimamente se encuentra raro: se ha vuelto taciturno, con algunos brotes de rabia, a veces incontrolada, cuando menos se lo espera, cuando hasta hace bien poco era un “chico modelo que no daba para nada que hablar, siempre dispuesto para todo”.
Su madre le ha pedido que vaya a una psicóloga, que ella conoce, puesto que ella misma ha sido de gran ayuda para superar un “bache” que había tenido. Han mantenido cuatro sesiones y en todas ellas Javier, llega, se sienta, baja la cabeza y apenas habla, es la psicóloga quien pregunta y él responde, a veces, con monosílabos.

La persona que presenta esta situación es una alumna en prácticas que está con esta psicóloga, le ha permitido presentar la situación porque ella siente que no puede llegar a él, en este momento, “que hay algo que se le escapa”, y quiere ver si en el grupo de Supervisión podemos darle algunas pistas que le ayuden a poder mejorar su intervención.

Después de varios comentarios e ideas muy provechosas, y estando a punto de concluir, un integrante del grupo dijo en voz alta: “el síndrome de Urías”, …

Nos comentó que en una ocasión había leído algo al respecto, pero que no se acordaba mucho de aquello, pero que este caso le había vuelto a recordar aquella lectura. El resto del grupo no habíamos hablado para nada del tema religioso, pero recordando algunas cosas, le dije que podríamos enfocar la situación también teniendo en cuenta este hecho.

¿Quién fue Urías? La historia se recoge en el Antiguo Testamento. El rey David, estaba apasionadamente enamorado de la mujer de Urías, había mantenido relaciones con ella y esta esperaba un hijo suyo.
Urías era un general, muy fiel, del ejercito de David, era hitita (un extranjero en el ejercito, un mercenario, podríamos decir). David le ordenó ir en la primera línea de la batalla y mandó a los oficiales y soldados que en un momento determinado, lo abandonasen en el campo de batalla, y así el enemigo lo matase.

Si alguien ha visto la película 300 comprenderá que eso significaba la muerte segura, porque los soldados, en aquel tiempo, dependían unos de otros de tal manera, que perder a uno de ellos, era perder la protección total.

No sabemos lo que pasaría por su cabeza, en el momento de quedarse solo frente al enemigo, supongo que una mezcla de sentimientos se habría apoderado de él: confusión, incomprensión traición, temor, …

Así que propusimos que se explorara esta parte de la vida de Javier, su grupo de referencia, de la que no sabíamos nada. Puesto que puede que una crisis personal y/o espiritual le esté sobrevolando, lo mismo que a muchos otros cristianos o pertenecientes a grupos de diversas confesiones, fundamentalmente religiosas, esta situación esté en su vida.

Y ocurre, a menudo, que al buscar apoyo, ayuda, en los grupos (eclesiales, en este caso), no la encuentran. Y no solo eso, sino que se encuentran con incomprensión, marginados, … rechazados, abandonados por aquellos que más esperaban ayuda.
Hemos propuesto que se explore esta parte de la historia de Javier y ver la importancia que tiene en él esta parte de su historia personal. Y, al mismo tiempo, la posibilidad de ayudarle en encontrar caminos para la independencia y autonomía.

(1) Para más información de estos grupos puedes ponerte en contacto con Ester Claver, en Huesca: Plaza Inmaculada 2, 1E of. 3. CITA PREVIA: 629 819 714

Y en Zaragoza con Luis Vilas. CITA PREVIA: 691 033 965