Nuestros males…

Se dice que los males de España vienen de lejos. Cómo decía hace unos días releyendo a María José Lacalzada, me encuentro con un cita que viene a cuento del debate sobre los derechos para la mujer trabajadora, Emile Morsier propone en su obra algunas cuestiones para el debate que a finales del siglo pasado se está delucidando.

En este contexto, la profesora Lacalzada comenta muy sagazmente:

Emile Morsier defendía la capacidad de autodeterminación de las personas, el papel del Estado era facilitar los medios para ampliar el nivel de consciencia, pero no suplirla.

El recuperar una moral individual no condicionada por el dogma estaba vinculado a la recesión que llevaba experimentando la Iglesia católica ante la Revolución liberal; pero tampoco el Estado debía ser guardián de las normas. Estas dos coordenadas vistas desde una perspectiva española significaban una doble revolución:

El sentido reformado de la religiosidad y el ejercicio de la ciudadanía. Ambos espacios tenían escasa viabilidad en el sistema. El primero por atentar contra los cimientos contrareformistas, el segundo por democratizador. Sin embargo, en otros países europeos, como Francia, reforzaban vías que ya tenían abierto el cauce: la religiosidad protestante y la política republicana. (pág. 189)

Aunque ella no lo plantea, es bien cierto que estas ideas no podían cuajar en la España de finales del siglo XIX y los hilos de este debate nos siguen agitando porque no se acaba de entender claramente el principio de subsidiariedad, que fue formalmente consagrado por el Tratado de Maastricht, que lo inscribió en el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea.

Por cierto tal como se contempla en las fichas temáticas sobre la Unión Europea queda definido como:

El principio de subsidiariedad tiene como función general garantizar un cierto grado de independencia a una autoridad inferior respecto de una instancia superior, en particular un poder local respecto de un poder central. Se refiere, por consiguiente, al reparto de las competencias entre los diferentes niveles de poder, principio que constituye la base institucional de los Estados federales.

¿interesante, no? Pues a lo mejor debemos plantearnos que debemos empezar a dejar de pensar en «Papá Estado» y plantear nuestras propias responsabilidades para producir cambios significativos en nuestras sociedades particulares. ¿O estoy pidiendo mucho?

Lacalzada, M. J. (1994). La otra mitad del género humano: la panorámica vista por Concepción Arenal (1820-1893) (Vol. 8). Universidad de Málaga

Dar a entender

«Sometido a test de laboratorio» «Indicado por expertos», …

Son palabras que nos inspiran confianza, pero dichas en un contexto determinado puede que no indiquen absolutamente nada o por lo menos algo de lo que nosotros «creemos imaginar».

El lenguaje de la propaganda está lleno de estos pequeños trucos que juegan con nuestras aspiraciones hay quien «caritativamente» nos está vendiendo la moto porque son palabras que nos inspiran confianza. Y nosotros aceptamos lo que nos dicen sin examinar nada de lo que realmente nos están contado.

Es posible que haya algún experto detrás de lo que nos están vendiendo, pero a lo mejor no es un experto del campo del producto, por ejemplo puedo ser doctor en educación y si salgo expresándome de la «sociología del mus» y me ponen solo que soy doctor, no están mintiendo, soy doctor, pero de sociología del mus entiendo lo que puede entender el «lucero del alba».

Pasa también con las encuestas que nos dicen lo que quieren que digan sin darnos la ficha técnica.

Y en cuanto a productos de alimentación, belleza, etc. no solo estamos comprando el producto en sí, sino también la ilusion que no es nocivo, sino incluso necesario para nuestra «vida».

Por eso es importante hacernos preguntas a la hora de comprar cualquier mercancía… porque los expertos son, como dice un buen amigo, «tipejos que vienen de fuera».

Para los padres, cuando nuestros hijos nos piden salir a algún sitio y nos dicen que somos malos padres porque los padres de fulanito o menganito los dejan salir… Ya sabéis lo que significa «dar a entender».

Buen Trabajo

Principios de la propaganda según Goebbels

Hace ya algún tiempo escribí sobre esto. Hoy vuelvo al tema porque una buena compañera me solicitó que lo retomara, después de unas charradas sobre «el cómo nos venden la moto». Comienzo.

Los principios de la utilización de la propaganda que a continuación paso a detallar son obra del nazi (partido nacional socialista alemán) Joseph Goebbels, el “enano cojo y diabólico” tal y como como lo definía otro jerarca fascista, Goering.

Estos principios han sido, y siguen siendo, utilizados con gran profusión, incluso en nombre de una pretendida democracia.

Por lo tanto deben ser conocidos, difundidos y analizados, para seguir peleando día a día por la libertad, que pretenden, en no pocos casos, arrebatarnos. Ese bien preciado de la libertad individual debe ser cuidado porque en el banco de niebla de aquellos que intentan imponer sus criterios siguen manejando los hilos. Bien sea dando dinero, de nuestros impuestos, a aquellos que van a ser serviles a su causa, bien amedrentando “la vida y la hacienda” de los que no están por el pensamiento único.

He aquí los once principios de propaganda creados por Goebbels y puestos en marcha por cualquier totalitario que se precie:

1.- Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.

2.- Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

3.- Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

4.- Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

5.- Principio de la vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

6.- Principio de orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

7.- Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

8.- Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

9.- Principio de la silenciación. Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

10.- Principio de la transfusión. Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

11.- Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.

Os animo a qué hagáis el ejercicio de buscar noticias de actualidad sobre cada uno, o varios, de los principios, os divertiréis os lo aseguro.

Y como final una cita de Marco Tulio Cicerón, sí, el de las Catilinarias, que recomiendo leer:

Ciceron_la historia

Habitos y rutinas

En el blog personal que se inició hace años he ido compartiendo algunas técnicas de estudio, útiles en estos momentos de confinamiento.

También he puesto una entrada sobre hábitos y rutinas que podeis ver pinchando aquí

Los hábitos y las rutinas aportan un mecanismo muy importante de constancia y regularidad y, por eso son fundamentales tanto para la vida en  familia, como en los otros ámbitos de la vida en los que desempeñamos nuestros rolesSon los patrones de conducta, los comportamientos repetidos que cada individuo, cad familia establece y realiza en su vida diaria.

Las rutinas son importantes porque:

  • Proporcionan seguridad y control sobre el entorno. Cuando nacen, los niños no conocen el orden de las cosas. Los adultos debemos enseñarles a organizar su vida mediante horarios estables asociados a rutinas, es decir, a través de actividades que se hacen todos los días de la misma manera.  Posteriormente los vamos interiorizando y serán como mojones en nuestro caminar cotidiano.
  • Permiten tener una estructura para predecir acontecimientos. Se repiten rituales que nos ayudan cuando somos niños a ir asimilando un esquema interno que convierte nuestro mundo en un lugar predecible y, por lo tanto, seguro. Como adultos nos ayudan a mantener el control de nuestra propia existencia.

Como dice un colega muy importante para mí: «La gracia de tener una buena rutina que se adapte a nuestra forma de ser es optimizar la utilización de nuestro tiempo en cada momento».

Algunas rutinas que podemos poner en marcha:

  • Unos minutos para planificar el día:

Un tiempo para la lista de tareas diarias o que se han quedado del día anterior, utilizando un método para poder distinguir cuales ejercitaremos y en qué orden.

  • Revisión diaria o semanal de tus metas:

Con cinco minutos basta para revisar lo que lograste en la jornada, y actualizar tu lista de tareas pendientes. Si lo haces al final de la semana, es una excelente forma de desvincularte del trabajo y disfrutar de tu fin de semana con la mente tranquila. Si utilizo el método de La Caja de Eisenhower esos cinco minutos serán de lo más provechosos.

  • Rutina antes de ir a dormir:

Una de las cosas más importantes que podemos crear en nuestra rutina es ir a dormir y despertar todos los días a la misma hora. Esto hace que nuestra mente esté más despejada y nos sintamos con más energía. Una hora antes, despégate de los dispositivos electrónicos y empieza a prepararte para ir a la cama. Después de un tiempo, tu cuerpo se acostumbrará a los indicadores de que es hora de dormir.

Despejar la mente

Suelo recibir cadenas de «pensamientos positivos», «autoayuda», etc. Depende del día las miro y otras veces las dejo pasar, la que me ha llegado hoy me parece justo compartirla porque puede ayudar a cambiar el foco que tenemos en nosotros mismos. Cómo dice la cadena podemos rediccionar nuestra mente:

  1. ¿Es peor fracasar o no intentarlo nunca?
  2. Si pudieras cambiar una cosa del mundo, ¿qué sería?
  3. ¿Realmente crees que tu trabajo es una vocación, o simplemente te estás conformando?
  4. Si pudieras ofrecer un consejo a un niño, sabiendo que lo va a seguir, ¿cuál sería?
  5. ¿Qué te impide hacer la única cosa que realmente quieres hacer?
  6. Si tuvieras que mudarte a otro país además del que vives actualmente, ¿adónde irías y por qué?
  7. ¿Has sido el tipo de amigo que querrías como amigo?
  8. ¿Por qué estás más agradecido?
  9. ¿Tiendes a basar tus opiniones en cómo te sientes o cómo piensas?
  10. ¿Prefieres hacer un trabajo que te guste o un trabajo que te proporcione un buen ingreso?
  11. ¿Cómo tratas de hacer que cada día cuente?
  12. ¿Cuál es la diferencia entre sentirse verdaderamente vivo y sólo vivir?
  13. ¿Cómo cambiaría tu vida si fueras rico además de poder adquirir un montón de posesiones?
  14. ¿Cuándo fue la última vez que te concentraste en tu respiración?
  15. Cuando tienes tiempo a solas, ¿qué haces? ¿
  16. ¿Qué acciones has tomado en una causa que es importante para ti?
  17. ¿A quién amas realmente en tu vida? ¿Cómo ha demostrado esto recientemente?
  18. Cuando cometes un error, ¿cómo te tratas?
  19. ¿Qué estás haciendo para entenderte mejor a ti mismo y tu lugar en el mundo?
  20. Cuando vives tu vida, ¿tú tomas realmente las decisiones o alguien más las toma por ti?

Tómate un tiempo y descansa

Tenéis mi puerta abierta para lo que queráis.

En el desayuno sabatino con mi amigo Mario hoy estuvimos hablando de su sobrino nieto.

Javier (nombre ficticio, porque no le gusta mucho prodigarse por las redes sociales) es un chaval de veintiséis años, recién graduado en ingeniería y con un máster. Hace poco entró en una gran empresa, de las llamadas multinacionales, aunque es de fundación española.

Me comenta que su sobrino nieto está como “un pulpo en un garaje”, entre que es su primer trabajo, y sus jefes inmediatos “pasan un poquito de él”, no tienen formación en la empresa, simplemente durante un par de días lo acompañaron para explicarle algo y a “currar”.

Pero el problema que tiene no solo deriva de esto, si no que no acaba de entender al jefe supremo (el CEO). El primer día le soltó la frase que corona este mensaje: tenéis (porque eran tres nuevos) la puerta de mi despacho abierta para lo que queráis…

Cuando se encontró solo para resolver una situación y sus jefes inmediatos no estaban a mano, se acercó a la puerta, y … ¿qué creéis que pasó? Pues eso, no estaba abierta, lo mandó a escaparrar.

Yo ya sé que los grandes jefes no van a andar todo él día pasillo arriba, pasillo abajo… y con la puerta abierta de par en par, solucionando todas las pequeñas cuestiones. Ya sé que a veces tendrán que encerrarse para poder reflexionar sobre algo importante. Pero cuidado con las palabras que las carga el diablo.

Como le dije a mi amigo Mario, independientemente de la situación que viva su sobrino nieto, la responsabilidad de manejar este tipo de situaciones también es de los CEO (menuda palabreja), y de los mensajes incongruentes entre lo verbal y lo no verbal.

Y hay cosas que pueden pasar desapercibidas, pero no debemos olvidar que el lenguaje no verbal es mucho “mas potente” que el verbal, hoy comparto una imagen aparentemente trivial pero que tiene mucho para meditar.

CB6

Buen trabajo, y a la espera del día de Reyes

Caminar con los otros

Decía C. Jung:

Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas otra alma humana

Para todas las personas que estamos implicados en la actividad del acompañamiento es una reflexión que debería ser nuestro lema.

Ayer he escuchado un relato impactante sobre lo que entiendo que sería una mala práctica, fundamentalmente por las formas. Los que estamos en el campo de la sistémica no debemos olvidarnos de la connotación positiva. Un poco de práctica todos los días.

A un adolescente que siempre llegaba tarde porque le daba la gana y se despachaba con una disculpa, lo estuve entrenando a que dijese: «gracias por esperarme», al cabo de un rato de entrenamiento me dijo: «co ya se porque se enfada mi novia»…

Ponerse en el lugar del otro implica ampliar tu visión de la vida.

Sobre la escuela

Tengo la suerte de poder contar con amigos en casi todos los sitios y con condiciones y pensamientos no solo diferentes, si no en muchos casos contarios. Diría más, en algunos casos extremadamente contrarios.

Pero ello me lleva reflexionar sobre las conversaciones que tenemos. Recientemente discutíamos tres viejos colegas sobre el tema de la desmotivación de los adolescentes, sobre todo con las dificultades que algunos se encuentran para, simplemente, salir de casa.

Entre las cuestiones que abordabamos solté una de «mis perlas»: pienso que en estos momentos la institución escolar cumple una función, entre otras, de estabulación de nuestros adolescentes.

Así, sin anestesia, a lo bruto, daba varios criterios y ejemplos. Hoy sin quererlo me he encontrado leyendo un viejo libro: Psicología Social de la Educacion de David W. Johnson de la Editorial Kapelusz, del año 1972. Me cayó del montón de libros que estoy trasladando y al recogerlo se me ocurrió hojearlo. En su págima 27 dice:

La escuela constituye un tipo especial de ente social organizado. Una organización social es un tipo de sistema social. Un sistema es un complejo de elementos en interacción mutua (Griffiths, 1965). Límites bien definidos separan el sistema de su medio, que esto aquello que se encuentra fuera del sistema.

(El subrayado es mío)

Vaya, exclamé. Si ya sé que me diréis que la escuela es un sistema abierto y que todo sistema abierto implica un flujo de energía que entra en el sistema y lo abandona, volviendo al medio. Y que dentro del sistema esa energía se transforma. Ya, lo acepto. Pero permitirme recordar que existen dos clases de entradas de energía en el sistema: una que transforma y otra que es transforamada (aquí habría que recordar a nuestro añorado Paulo Freire).

Bien, después de esto mi pregunta sigue siendo ¿qué «demonios» está pasando para que cada vez nos encontremos con alumnos, y algunos muy brillantes, acaben en tal desmotivación que dejen de asistir al centro educativo?

No me valen las respuestas simplistas: «no tienen fe en el futuro, porque vivirán peor que nosotros», «que lo tienen todo», «que estan enganchados a las maquinetas», «que la educación en tanto «dadora de titulos» ya no es instrumento de movilidad social», etc. Siempre ha habido una amplia variabilidad de conductas de los integrantes del «sistema educativo», dentro que tengamos en cuenta que para que ese sistema funcione, «con cierta eficacia», los «objetivos y la conducta de sus miembros tienen que ser relativamente estables».

Y creo, esto solo es un creo, que en estos momentos, en determinados «ambientes y lugares» de ese sistema social, lo que está primando es la «estabilidad de las conductas», es decir la estabulación.

Algunos cambios

Para aquellos que me seguís por las redes habréis visto que estoy cambiando algunos de los comportamientos que he ido teniendo en las distintas plataformas.

En este sitio comenzaré a publicar sábados y domingos algunas cuestiones.

Los sábados será más aleatorio el comentario o el mensaje. Hoy ha sido un cuento utilizado en cuentoterapia o en los grupos que tengo de prevención de recaídas en adicciones. Pero pueden ser de temática diversa

Aquello que escriba los domingos tendrán que ver con las actividades del Despacho de Consultoría o de temas profesionales.

MAÑANA COMIENZA UNA NUEVA ETAPA

1 2