La mediación y los Objetivos sobre el Desarrollo Sostenible

El desafío está en marcha, querido amigo Mario, y para mi propósito voy a hacer una breve reflexión sobre la propuesta. Comienzo

17 objetivos para transformar nuestro mundo. En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. La Agenda cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen desde la eliminación de la pobreza hasta el combate al cambio climático, la educación, la igualdad de la mujer, la defensa del medio ambiente o el diseño de nuestras ciudades.

ONU

Así es como se inicia la página del sitio que la ONU (1) tiene para dar cuenta de los ODS. Diecisiete objetivos que tiene ciento sesenta y nueve (169) áreas de acción o metas (sería conveniente darse una vuelta por ellas para ver el alcance de las mismas).

Lo primero que tengo que decir es que estos objetivos nos conciernen a todos. No, no es solo para los gobiernos, o las grandes instituciones o corporaciones, es para todos. Y este es el primer punto que tiene que ver con la mediación: es para todos, puede, y debería, ser utilizada por todos.

Tomando como ejemplo significativo el ODS 16 propone «Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todas las personas y construir instituciones eficaces e inclusivas que rindan cuentas». Se centra en colaborar en la búsqueda de soluciones para por un lado reducir la violencia y la corrupción, y por otro lado promover el acceso a la justicia, garantizando en todo momento y “en todos los niveles de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades”.

La mediación, como metodología y proceso dialógico y colaborativo para la gestión, y o resolución, de conflictos supone una herramienta fundamental en el desarrollo de la cultura de paz, tal como sugieren una variedad de autores.

Los mediadores, en tanto y cuanto, buscan la facilitación del dialogo y llegar a acuerdos, siempre que las partes así lo desean, se encuentran en la mejor situación para la consecución de las soluciones que anteriormente he comentado.

En la búsqueda de ese objetivo se pondrá en el corazón del Objetivo 16: “construir la paz”, en tanto que los pactos permiten un desarrollo armónico de la vida social. Una lectura de esto serían las funciones que la mediación podría desarrollar.

Preventiva: en orden a generar espacios donde se desarrollan situaciones relacionales sin confrontaciones destructivas.

Educativa: puesto que saca de cada persona aquellos aspectos comunicacionales no violentos, enseña a manejar la empatía y las diferencias de opiniones y estilos de vista. Generando dinámicas transformadoras en los propios participantes para mantener las relaciones.

Gestión de Conflictos: mediante el dialogo para llegar a acuerdos satisfactorios para todas las partes implicadas en el proceso y en el problema.

(1) https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/ visitada el 17/04/2021

Curso de Intervención Familiar

Plan de Formación para el Empleo. Curso Gratuito. 50 horas.
Organizado por UNIVERSA y financiado por el Gobierno de Aragón.

CURSO DE ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN FAMILIAR EN INFANCIA Y ADOLESCENCIA.

Del 25 de Septiembre al 06 de Octubre de 2017.
Horario de 16:00 a 21:00 horas, de Lunes a Jueves.
Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación de Huesca.

Para más información puedes dirigirte a Universa:

http://www.unizar.es/universa/formacion/inscripcion-en-cursos-de-formacion/cursos-en-zaragoza/

Medist – Mediación en el ámbito de la Discapacidad

Dynamis (Centro de Atención terapeútica integral) y CESCER (Centro de
Sociología del Conflicto y Estudio de las Relaciones) han unido sus sinergias para crear un Servicio de Mediación en el ámbito de la de Discapacidad.

¿Qué es la mediación?

La mediación es una forma de resolver conflictos entre dos o más
personas, con la ayuda de una tercera persona imparcial, el mediador.
No son jueces ni árbitros, no imponen soluciones ni opinan sobre quién
tiene la verdad, lo que buscan es satisfacer las necesidades de las
partes en disputa
, regulando el proceso de comunicación y
conduciéndolo por medio de unos sencillos pasos en los que, si las
partes colaboran, es posible llegar a una solución en la que todos ganen o, al menos, queden satisfechos.
La mediación es voluntaria, confidencial y está basada en el diálogo.

¿Cuándo acudir?

Pilar Munuera (Munuera Gómez, 2013, págs. 174-175) hace una enumeración
de las situaciones en las que se puede hacer mediación con personas con discapacidad y sus familias y que nosotros ofertamos:

  • En procesos de separación y divorcio y conflictos de convivencia permitiendo un espacio de dialogo e información adaptada.
  • Discriminación en el empleo por motivo de discapacidad, falta de adaptación funcional para el adecuado desempeño del trabajo, es decir, igualdad de oportunidades con las prestaciones adecuadas.
  • Disputas relacionadas con la evaluación y designación del centro de educación pública apropiado para la persona que tiene una discapacidad. Aquellos menores que por motivo de su discapacidad son excluidos en su centro, necesitan una resolución rápida, pues el tiempo de espera de un proceso judicial suele ser de varios cursos, lo que puede dar lugar a la pérdida de su escolarización.
  • En procesos de incapacitación, velando por la igualdad de poder entre las partes y permitiendo la participación en la toma de decisiones de la persona con discapacidad de forma adaptada.
  • Como alternativa a procesos judiciales de personas con discapacidad que permanecen ingresadas en prisión sin compresión de su falta o por falta de recursos sociales apropiados.
  • Conflictos al “tomar decisiones” sobre el tratamiento o elección de prestación asistencial a elegir. Vendría a permitir el fortalecimiento de la capacidad de decisión de la persona con discapacidad (donde estar ingresado, elección de la prestación o recurso social, etc.).
  •  Conflictos de relación/comunicación entre la persona con discapacidad y sus familiares: salida del núcleo familiar, piso
    tutelado, etc.

    • En personas con discapacidad jóvenes (decisiones sobre su forma de vivir, horarios, medios de transporte,
      vacaciones, etc.).
    • En mayores (elección del cuidador principal, descanso del
      cuidador, prestaciones asistenciales alternativas al cuidador
      principal,…etc.), adaptando a sus circunstancias la información.
  • Conflictos de comunicación entre la persona con discapacidad y el profesional (relación laboral, calidad de relación, horario laboral,…).
  • Errores o negligencias de los profesionales que atienden a personas con discapacidad (Mala práctica profesional).
  • Con la administración pública en el desacuerdo de la prestación de
    dependencia asignada por los profesionales de servicios sociales
    .
  • En la resolución de conflictos vecinales relacionados con la supresión de barreras arquitectónicas para una adecuada accesibilidad al edificio de la persona con discapacidad. Medidas contempladas en la legislación actual que se encuentran paralizadas.
  • En todas aquellas acciones que permitan la accesibilidad de las personas con discapacidad a la participación social de manera plena, esta mediación podría llevarse a través de mediadores institucionales o mediadores ciudadanos (Six, 1997).

Ventajas de la MEDIACIÓN

  • Menos costes emocionales.
  • Menor coste económico.
  • Conseguir acuerdos en menor tiempo.
  • Gestiona el conflicto y reduce la tensión.
  • Las decisiones consensuadas suelen durar en el tiempo frente a las impuestas.
  • No se polariza a las partes, sino que se buscan intereses mutuos, así: Todos ganan.
  • Es la alternativa que menos deteriora las relaciones.

Solicitar un mediador

Las personas implicadas solicitan y aceptan la intervención de un
mediador profesional, neutral y sin capacidad de tomar decisiones por
ellas, que les asiste con la finalidad de favorecer vías de comunicación y búsqueda de acuerdos consensuados.

¿Quiénes puede beneficiarse de estos servicios?

Todos y cada uno de los miembros implicados en el conflicto. El acceso
será directo o por derivación de otros servicios pero, en todo caso, previa cita telefónica.

¿Dónde hay que acudir?

Llamando al Teléfonos:

691 033 965

658 999 987 (urgencias)

O a través de: