Caminar con los otros

Decía C. Jung:

Conozca todas las teorías. Domine todas las técnicas, pero al tocar un alma humana sea apenas otra alma humana

Para todas las personas que estamos implicados en la actividad del acompañamiento es una reflexión que debería ser nuestro lema.

Ayer he escuchado un relato impactante sobre lo que entiendo que sería una mala práctica, fundamentalmente por las formas. Los que estamos en el campo de la sistémica no debemos olvidarnos de la connotación positiva. Un poco de práctica todos los días.

A un adolescente que siempre llegaba tarde porque le daba la gana y se despachaba con una disculpa, lo estuve entrenando a que dijese: «gracias por esperarme», al cabo de un rato de entrenamiento me dijo: «co ya se porque se enfada mi novia»…

Ponerse en el lugar del otro implica ampliar tu visión de la vida.

La técnica del sándwich

Esta técnica está tomada de un libro de Elia Roca titulado Cómo mejorar tus habilidades sociales.

Es una técnica bastante eficaz para solicitar un cambio de conducta:

A la hora de pedir un cambio de conducta, se puede optar por el elogio o por la crítica. En este artículo me centraré exclusivamente en el elogio o refuerzo positivo para tratar que la persona que tienes delante acepte un cambio de conducta sugerido por ti.

La técnica

Los tres pasos de la técnica del sándwich.

La técnica del sándwich consiste en palabras de Elia Roca en:

  • «Utilizar el elogio sincero o la expresión de sentimientos positivos, antes y después de expresar algo que pueda molestar al interlocutor

La técnica del sándwich se fundamenta en el poder que tiene el elogio, y la forma de expresar un sentimiento positivo para hacer que la otra persona no sólo se sienta bien tras la petición, sino que experimente una predisposición favorable al cambio.

Ejemplos:

  • Sabes que te quiero mucho.
  • Sabes lo mucho que significas para mí.
  • Sabes lo importante que eres para mí.
  • Sabes bien lo mucho que te aprecio.
  • Conoces de sobra lo importante que eres para mí.

Petición de cambio de conducta. La petición de cambio de conducta debe constar de tres partes:

1ª Parte de la petición. Se dejan pasar unos segundos tras el elogio y, entonces, se inicia la petición con la conjunción PERO. Tras el PERO, viene la notificación de tu problema o malestar. Es importante que la petición sea breve, sincera y concisa.

2ª Parte de la petición. Tras la notificación del malestar, introduces el adverbio CUANDO y desarrollas el porqué de dicho malestar.

3ª Parte de la petición. Ahora es el momento de pedir el cambio. Para ello puedes empezar con fórmulas como: «Te pediría que…«, «Me gustaría que…«

Ejemplo:

  • PERO hay un problema que debes saber: CUANDO hablas en público sobre nuestras desavenencias, me siento mal. (PAUSA BREVE) Te agradecería que, en adelante, nuestros desencuentros queden entre tú y yo.

Expresión de sentimiento positivo. La petición de cambio de conducta finaliza transmitiendo al interlocutor un agradecimiento introducido por la conjunción AUNQUE.

Ejemplo:

  • AUNQUE te agradeceré que me sigas diciendo lo que piensas de mí, porque me importas y porque me importa tu opinión acerca de mí.

¿Cuál es la ventaja de la técnica del sándwich?

La gran ventaja de usar la técnica del sándwich es que, si se utiliza de manera correcta, se evita que el interlocutor se enfade, se ofenda o se moleste por la petición que se le ha formulado. Además, aumenta la posibilidad de que el cambio de conducta se haga efectivo.

Una reflexión previa

Antes de realizar la técnica, creo que es importante que, para llevar a cabo una petición que favorezca un cambio de conducta, tengas en cuentas estos aspectos:

  • Exprésate de forma clara y perfectamente audible.
  • Asegúrate de que el otro ha entendido tu petición y las razones que tienes para pedirle un cambio de conducta.
  • Procura ser breve y conciso.
  • Busca un momento y un lugar propicios para la petición de cambio.
  • Evita que el otro te malinterprete.
  • Evita las críticas, amenazas o acusaciones.
  • Evita un tono demasiado espontáneo. Lo que quieres transmitir es algo delicado.
  • Haz ver al otro que no es la única persona que comete equivocaciones, es decir, hazle ver que todos nos equivocamos alguna vez.

Cuatro pensamientos al levantarnos

Una de las cosas que más agradeces como psicoterapeuta es cuando al cabo de un tiempo te encuentras con alguna persona, o familia, a la que has acompañado y te cuenta que les va «mejor» en la vida.

Y de pronto te dicen: «me ha venido muy bien aquella … en la que tu decias …» Suelo poner cara de poker y les pregunto por aquella reunión, charla, «barrila», etc. y el qué les decía.

En estos dos últimas semanas me he encontrado con en esta situación e invariablemente me devolvieron situaciones en las que yo hablo de «pequeños cambios como bolas de nieve».

Habitualmente suelo comenzar esa intervención recordándoles unos dibujos animados en los que alguien tira una bola por una ladera con nieve y esta va háciendose cada vez mayor y llevándose lo que sea por delante. Luego comento lo que quiero que hagan en algunos casos les digo:

Todas las mañanas después de levantarte de un «salto» de la cama (no vale volverse a echar en ella una vez despiertos), te vas al baño, si puedes te duchas y si no te lavas bien, te vistes para iniciar el día, etc. y antes de desayunar vas a intentar pensar en lo siguiente:

  1. ¿Qué es lo realmente importante?
    1. ¿Qué es lo realmente importante que te hace ir al cole?, ¿O volver al cole?
    2. ¿O hacer deporte?
    3. ¿O conseguir esa amiga/o?
    4. ¿….?
  2. ¿Cómo voy a hacerlo? Tener un plan, programar un plan, pensar un plan… Trazarte un objetivo: pequeño y concreto
  3. ¿Quién o quiénes están involucrados? Es decir que personas te pueden ayudar o te la pueden «fastidiar». Siempre hay personas que te pueden echar una mano y/o ponerte zancadillas… ¿Qué puedes controlar tu en esa historia? ¿Qué cosas están en manos de otros?
    1. Cuando estoy con la familia (padres, tutores, etc.) y con el menor suelo hablar de listas de tareas: la lista de los padres, la lista de los hijos.
      1. Ejem: si un adolescente no quiere ir al cole les digo que en la lista de tareas de ellos está el ir al cole y si no van dar ellos la cara con los profesores. En la lista de tareas de los padres/tutores es facilitarles que se levanten a una hora (pero el despertador y el levantarse es función de ellos)
  4. Plan B, plan C ¿Qué pasa si ocurre, o no ocurre …?
    1. Quiero levantarme a tal hora ¿Qué pasa si no me suena el despertador? Mi madre, mi padre, etc. no me van a llamar para levantarme, ¿qué me ocurrirá? ¿qué tengo que hacer?. Pensar en las consecuencias.