Tercer axioma de la comunicación

Llegamos al ecuador de la explicación de los axiomas que hemos iniciado hace semanas. Hoy nos toca el tercero: la puntuación de la secuencia de hechos.

La naturaleza de una relación se establece en función de la puntuación o gradación que los participantes hagan de las secuencias comunicacionales.

Consiste en la interpretación de los mensajes intercambiados y cómo influyen en la relación comunicativa que se establece. En muchas ocasiones se considera que una respuesta es consecuencia o efecto de una información anterior cuando el proceso comunicativo forma parte de un sistema de retroalimentación.

Un ejemplo clásico se puede ver en una relación de pareja en la que una de las personas (A) regaña a la otra (B) y como consecuencia, (B) se retrae. Debido a esta actitud, (A) vuelve a regañar a (B). Esta situación es recíproca y reiterativa y puede servir como ejemplo explicativo del tercer axioma.

Esta semana he tenido un ejemplo de este axioma:

Asun (1) es una madre separada con dos hijas adolescentes de 17 y 15 años. María, es la mayor y tiene “un lío con la bebida” desde hace unos tres años. Cada dos o tres fines de semana cuando sale con sus amigos se emborracha. La madre se ha enterado hace poco porque en un espacio de tiempo corto, la han llamado tres veces de uno de los hospitales de Zaragoza, a dónde la acaba llevando “su amigo con derecho a roce”, tal como ella lo ha definido.

En la consulta tratamos de hacer una aproximación a la situación de María. Nos encontrábamos la familia nuclear y yo. Ante una pregunta mía María dice que bebe porque su madre no la quiere, que quiere más a su hermana pequeña, y que siempre la está controlando. La respuesta de Asún sin dejarla terminar, y subiendo la voz por encima de ella: ¡Te controlo porque vienes siempre borracha!

¡Grito de María!: ¡Lo ves si es que tengo que beber para no pensar!.

¿Os imagináis lo que aconteció a continuación, no?

Recordad: al puntuar la secuencia de hechos, podremos establecer el modo en que, los miembros de un sistema, organizan los hechos de la conducta de comunicación . Y no sólo eso, si no al comprender esta estructura, podremos interpretar el modo en que los mensajes emocionales de cada interlocutor se han auto-regulado para adaptarse mutuamente conformando su propia relación.

(1) Los nombres han sido inventados

Buen trabajo

Segundo axioma de la comunicación

Retomamos en esta entrada los axiomas de la comunicación humana, y hoy nos toca el segundo axioma:

Toda comunicación tiene un aspecto de contenido y un aspecto relacional tales que el segundo clasifica al primero y es, por ende, una metacomunicación

En cualquier mensaje que producimos los seres humanos intervienen dos aspectos: el contenido que se transmite y la relación que existe entre los interlocutores, de modo que el segundo influye en el sentido del primero.

El contenido aporta el qué se dice y la relación, el cómo hay que interpretarlo.

Imaginemos que una persona se da un paseo por la Comarca de Calatayud (Zaragoza, Aragón, España) y escucha que una persona le dice a otra: «¡son cinco euros, amante!». El viajero que no tiene especialmente conocimientos del «habla» de esta parte, puede sorprenderse en el término «amante», que en este caso es un «latiguillo» que se emplea con cierta frecuencia en la tierra.

No es lo mismo esta situación que la que se produce en otras situaciones o con otras personas cuando se trata de hablar de «amante».

Pero tomemos la siguiente expresión: “¿Ya estás de vuelta?”.

Si existe una buena relación entre el emisor y el receptor se entenderá de una manera cordial para conocer, por ejemplo, la rapidez con la que el receptor ha vuelto, pero si la relación es hostíl, puede ser entendida como un fastidio, cuando no como un reproche.

En el trabajo de acompañamiento de procesos, preguntar siempre no está de más.

Buen trabajo

Respuestas Kokología

Sobre el monstruo

 El monstruo es el principal problema de tu vida

A. No vives plenamente, limitándote y negándote algo constantemente.

B. Estás experimentando tormentos de amor.

C. Estás decepcionado con los demás.

D. Te sientes muy solo e incomprendido.

El abanico

El abanico es tu forma de resolver problemas en tu vida personal

A. Ocultas tu cabeza en la arena y esperas a que todo se arregle solo.

B. Tiendes a trasladar la responsabilidad a tu ser querido.

C. No huyes de los problemas, los resuelves de inmediato.

Kokología

Hace algún tiempo comenzamos una serie de talleres sobre cuentoterapia. Por diversas circunstancias no se pudo seguir con el mismo. A lo largo de este curso volveremos a iniciar la actividad y la anunciaremos con tiempo.

Viene esto a cuento porque en uno de aquellos talleres una de las participantes nos habló de la Kokología como una utilización del cuento para el autoconocimiento o para poder manejarlo en un contexto terapéutico tal como ella lo hacía.

Allá por el año 2002 me regaló un libro de los fundadores de la misma: Isamu Saito y Tadahiko Nagao (1). En él nos hacían ver que es posible descubrir aspectos de nosotros mismos a través de responder a ciertas preguntas usando la imaginación.

Era la combinación la teoría psicológica de Carl Jung, con el concepto oriental que atribuye al hombre unas cualidades premonitorias innatas. A esto podemos añadir la importancia del juego en el aprendizaje, no solo de competencias, si no también en el aprendizaje de quién, qué, cómo … somos.

Recordemos que Jung nos habla de las cuatro funciones de la mente humana: pensar, sentir, percibir e intuir. Todo ello lo pone en marcha el juego, y especialmente este juego que hace surgir de nosotros mismo aquello de lo que estamos constituidos.

Durante mucho tiempo he utilizado alguno de las propuestas de Saito y Tadahiko en mi trabajo con adolescentes y la verdad que el resultado ha sido muy bueno.

El juego consiste en escuchar o leer una historia (es mejor en grupo o al menos con alguien) y decir lo primero que acuda a tu cabeza, después de lanzar unas preguntas o unas alternativas a la situación.

  • No intentes predecir las respuestas.
  • Sé sincero contigo mismo.
  • No leas la solución por anticipado.
  • Observa las reacciones de la gente (o de la pareja que tienes en el juego) (incluidas las tuyas).
  • Y sobre todo No tengas prejuicios.
    • No hay respuestas correctas, ni incorrectas. Los juegos funcionan mejor cuando no vacilas ni sufres por tu elección de palabras.

Veamos un par de ejemplos:

Lee con atención cada pregunta, imagínala, y deja que tu intuición responda. Escribe el resultado en una hoja. Luego, consulta los resultados, que pondré en otra página a ver qué es lo que esas respuestas dicen sobre ti.

Un monstruo desconocido infunde miedo a los habitantes de la ciudad. ¿Qué crees que quiere? ¿Por qué salió del bosque?

Opciones

A. Fue expulsado por el hambre. Todo el mundo sabe que en época de hambruna los animales salvajes van a donde hay personas.

B. Está buscando a alguien de su manada. Tal vez a su pareja o, tal vez, incluso, a su cría.

C. Es una bestia salvaje salida del bosque. ¿Qué explicaciones puede haber?

D. Algo terrible sucedió en su vida. Salir a la ciudad es un intento de atraer la atención.

Tienes un abanico mágico. Si abanicas a alguien, esa persona desaparecerá. ¿En quién experimentarías el poder de este objeto?

Opciones

A. En mí mismo.

B. En la persona que amo.

C. En la persona que me da más problemas.

 

(1) En el año 2007, en una librería de una estación de ferrocarril descubrí el libro de Julia Coto con el título de Kokología. Recogía alguno de los cuentos-test de los autores anteriormente citados.

Hace doscientos años, en Ferrol…

El título podría parecer el inicio de un cuento, pero la realidad es la conmemoración del nacimiento, hace doscientos años de Concepción Arenal.

Fué el 31 de enero de 1820 cuando nace la primera hija de del matrimonio formado por María Concepción de Ponte y don Ángel del Arenal, miembros de ilustres familias gallegas y santanderinas, respectivamente.

Nueve años después morirá su padre, firme defensor del liberalismo y según alguno de los biógrafos del que aprenderá a luchar por lo que cree más justo y, por supuesto, a mantener sus convicciones con gran firmeza.

Intentar abarcar lo que fue la vida y obra de Concepción Arenal es una tarea ardua, sobre todo si no se quiere poner en boca de la ilustre jurista (sociológa (iniciadora de la sociología de género en España), educadora, …, humanista) algo que realmente ella no quería expresar. Es bien cierto que unos y otros, de ambos lados del pensamiento, pero sobre todo de las ideologías, le han levantado como bandera, para todo tipo de cosas y de causas.

Hoy doscientos años después mi pequeña contribución de hoy es hacerla hablar por medio de una de su obras: La mujer del porvenir. Recomiendo su lectura, ahora tres citas de la obra.

“Si por la falta de educación de la mujer, ella y el hombre son peores y más desgraciados, peor y más desgraciada será la sociedad. La prostitución aumentará a medida de la miseria y la ignorancia de las mujeres, y en la misma proporción aumentarán las enfermedades vergonzosas que degradan las razas y los delitos que llenan las prisiones, porque es muy raro que una mujer pura sea criminal, y que en las grandes maldades de un hombre no entre por algo alguna mujer mala.

La religión, esta poderosa palanca social que debía fortificar a la mujer, queda muchas veces debilitada por ella; al desfigurarla, la desacredita; carece de conocimientos para razonar sus creencias, contesta a los argumentos de los impíos cerrando los ojos y no puede ser, como debía, el lazo entre la ciencia y la fe. La educación es imposible con la ignorancia y la falta de prestigio de la mujer. El catedrático enseña al abogado, al médico o al ingeniero; pero al hombre le educan la madre, la mujer y la hija, porque la educación dura toda la vida. En la práctica de todas las profesiones, de todas las ciencias, entra por mucho, entra por la mayor parte, el elemento moral, la honradez, la elevación de miras, el noble orgullo, el sentimiento. ¿De qué sirve un operador sin conciencia que calcula las ventajas de la operación por los miles de reales que puede valerle? ¿El abogado que defiende todas las causas malas con tal que le paguen en buena moneda? ¿El militar que se rebela por un grado? ¿El notario que da fe de lo que no ha visto, siempre que vea provecho? ¿El farmacéutico que difama o engaña al médico y sacrifica el enfermo por embolsarse íntegro el precio de una droga cara? ¿El ingeniero que arriesga la vida de los viajeros o de los operarios por recibir la gratificación del contratista? ¿El empleado, el hombre político que toma dinero a cuenta de maldades, ni el juez que vende la justicia? ¿Para qué sirve la ciencia a todos estos hombres sino para hacer más repugnante, para hacer inconcebible su degradación?”

“La mujer puede ejercer toda profesión u oficio que no exija mucha fuerza física y para el que no perjudique la ternura de su corazón. Y aun fuerza física tiene la mujer mucha cuando la ejercita, como puede observarse en las comarcas en que se dedican a los más rudos trabajos de la agricultura y a llevar pesos enormes.”

“Si las observamos de cerca, no hay profesión en cuyo ejercicio no entre por la mayor parte, o por mucho, la moralidad del que la ejerce. ¿Y no podría desempeñarlas la mujer, más sensible, más compasiva, más religiosa, más casta, más moral, en fin?”

Recomiendo la lectura directa de la obra, que puede verse en la Biblioteca Virutal “Miguel de Cervantes”: La mujer del porvenir (visitado el 29/01/2020).

Pero sobre todo muy útil la lectura de “La otra mitad del género humano. La panorámica vista por Concepción Arenal (1820-1893)”, de la gran experta en la obra areliana, la profesora María José Lacalzada de Mateo, de la editorial Atenea, ISBN-10: 8474962625.

Actitudes que pueden cambiar tu vida

No suelo mantener las cadenas que me llegan, pero esta me parece que puede ayudar a reflexionar sobre la propia vida y enfocarla de manera diferente. El último consejo es de «cosecha propia»

Escucha tus sentimientos

Deja de luchar contra tus emociones. Incluso las emociones negativas no son nuestras enemigas, son nuestras aliadas. Nos indic que hay algo que tenemos que cambiar en nuestra vida.

Dale un significado a tu vida

No intentes seguir los sueños de los demás. Construye tu propio camino. Sigue tus sueños y se fiel a tus metas. Solo con intentarlo conseguirás estar enormemente satisfecho.

Sé agradecido/a

Deja de lamentarte por las cosas que no has conseguido y empieza a agradecer y ser feliz con lo que tienes. El poder de la gratitud nos permite vivir el momento, aquí y ahora.

No critiques

Criticar desgasta y te puede traer problemas. Cada persona es única. Las personas y su manera de pensar no son ni buenas ni malas, solo diferentes. Ganarás en tolerancia.

Disfruta del presente

No dejes que el pasado te torture y tampoco que el futuro te preocupe demasiado. La clave de la felicidad está en vivir plenamente el presente. El aquí y ahora es lo único que de verdad nos pertenece.

Tómate un respiro y ten una conversación tranquila

La vida ajetreada que llevamos no nos permite una charla de cualquier tema con cierta tranquilidad, por eso un buen descanso y una sonrisa al empezar la conversación puede ser un buen punto para comenzar.

No digas todo lo que sabes …

Muchas veces nos introducimos en una confrontación de la que no podemos salir. Se crea un bucle en el que se produce una escalada en el conflicto, al mismo tiempo que parece que los discursos de cada uno van en paralelo.

Esto ha ocurrido hoy en una sesión, mientras yo intentaba hacer una lectura de la situación para intentar desbloquearla, la adolescente seguía en su visión de la situación, así que se me ocurrió leerle este proverbio árabe:

No digas todo lo que sabes,
no hagas todo lo que puedes,
no creas todo lo que oyes,
no gastes todo lo que tienes,
porque…
el que dice todo lo que sabe,
el que hace todo lo que puede,
el que cree todo lo que oye,
el que gasta todo lo que tiene,
muchas veces….
dice lo que no conviene,
hace lo que no debe,
juzga lo que no ve
y gasta lo que no puede

Respuesta: «Es lo que te decía yo«, ojiplático me he quedado.

Pero hemos podido reconducir el tema…

Los hijos

En torno al debate producido por el mal llamado «Pin parental», dejo una cita de «El profeta», utilizada mil veces en las escuelas de padres.

Y una mujer que abrazaba a un bebé contra el pecho dijo, «Háblenos de los Hijos».

Y él dijo:

Sus hijos no son suyos.

Son los hijos del anhelo de la Vida de sí misma.

Vienen por ustedes pero no de ustedes,

Y aunque están con ustedes, ustedes no los poseen.

Pueden darles su amor pero no sus pensamientos.

Porque ellos tienen sus propios pensamientos.

Ustedes pueden alojar sus cuerpos pero no sus almas.

Porque sus almas viven en la casa del día que viene, la cual ustedes no pueden visitar, ni siquiera en los sueños.

Ustedes pueden esforzarse por ser como ellos, pero no se esfuercen para que ellos sean como ustedes.

Porque la vida no va atrás ni se demora con el ayer.

Ustedes son los arcos de los cuales sus hijos como flechas vivas son enviados.

El arquero ve el blanco en el paso del infinito, y Él los dobla a ustedes con su fuerza para que sus flechas vayan rápidamente y lejos.

Que su torción en la mano del arquero sea por alegría;

Porque mientras Él ama a la flecha que vuela, también ama el arco que es estable.

Tomado de: «El profeta». Kahlil Gibran

https://es.wikisource.org/wiki/El_Profeta:Los_Hijos, visitado el 19/01/2020

#PorunPactoporlaEducación #VivalaPepa

Lengua de trapo

Una de las acepciones de la frase del titulo es hablar «con medias verdades», es decir decir verdad, pero no la verdad; o decir una verdad pero callándote aquella parte de la misma que no te conviene.

La oligarquía de nuestros partidos políticos, utilizando la ley de hierro, es maestra en este juego. Por no ser injusto voy a poner el 99,99% de los oligarcas. Lo siento, compañero, pero también en aquellos que militamos tu y yo. Ya sé que me vas a hablar de la política como el arte de lo posible, pero en el fondo no es tomar las cuestiones «por los cuernos», como bien dices, y utilizar aquellas cortinas de humo que convienen para no tomar las decisiones importantes.

Viene esto a cuento por el intercambio de ideas en una confrontación con alguien que no es de mi posición política, pero que como persona le guardo un gran cariño. La conversación giraba entorno «al pertenecer de los hijos», y en ella mantenía yo la posición de una cortina de humo para tapar otras cuestiones en el campo de la educación, y otros temas de actualidad (19.000 afectados por iDental, las 16 personas menores prostituidas en Baleares (esto lo voy a dejar para otra entrada), …).

Por todo ello coloco la reflexión de Ayn Rand, 1950.

Me propongo releer, cuando termine el libro de María José Lacalzada: La otra mitad del género humano, el de Robert Michels: Los partidos políticos que leí cuando estaba en la facultad.

Os deseo un buen día y un buen trabajo

#PorunPactoporlaEducación #VivalaPepa

Ayn Rand.jpg

Primer axioma

1. Es imposible no comunicar / todo comportamiento es comunicativo

El primero de los axiomas de la comunicación establece que nos es imposible no comunicar, independientemente de nuestra capacidad o voluntad. Y es que comunicarse no es sólo hablar o no hablar: todo acto que hacemos, o incluso los que no hacemos, tiene un significado que puede ser percibido o interpretado y alterar el comportamiento de los receptores.

Incluso el silencio es comunicativo: que una persona esté en silencio y no hable puede implicar que no quiere hablar con nosotros o decir algo, que está incómodo ante un tema o persona concreta, que no se ha percatado o no le importa nuestra presencia o que está reflexionando o descansando, por ejemplo.

Iré poniendo enlaces a algunos videos que resultan explicativos. Ahí va el primero.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=-TfH18VLCXo&w=560&h=315]

1 2 3 4 5 15