Saltar al contenido

Bullying ¿De qué estamos hablando? 2

Algunos aspectos para tratar con el problema

En el artículo anterior recogíamos un acontecimiento de la biografía del filósofo Fernando Savater (Savater F. (2003): Mira por donde. Autobiografía razonada. Taurus. Madrid. pag. 109) que nos va a ayudar a entender alguno de los variados aspectos que tiene este fenómeno.
Recordemos lo que nos cuenta F. Savater: “…pero a veces, sin saber del todo por qué, el grupo de compañeros que apenas me prestaba atención reparaba en mi y se transformaba en jauría. Al principio empezaban a hostigarme dos o tres con bromas insultantes, zancadillas y empujones. Yo intentaba resistir pero en seguida optaba por la retirada, el error fatal de todas las victimas. A los primeros verdugos se iban uniendo otros, riendo y chillando, como convocados por un misterioso tamtam o como tiburones atraídos por la sangre. Yo echaba a correr y la jauría me perseguían gritando: “¡Gorila, gorila!”.

  • El primero, la agresión se produce “sin saber por que”, queda en manos de la victima el decidir (darse él mismo las explicaciones, con toda la carga emocional que ello conlleva) las causas de la agresión. Lo preocupante es que muchas veces los agresores tampoco conocen la razón de su comportamiento, de hecho, a veces, lo encuentran natural.
  • El segundo, el carácter colectivo de la agresión, que puede ser como en este caso “de acción colectiva” pero que en otros casos podría ser de “desinhibición colectiva” frente al agredido, es decir, desamparando a la victima. Y en este aspecto cabe resaltar en el relato la inhibición de los padres de los agresores, una forma de legitimar la agresión.

Como iremos viendo esa inhibición se da también en casi todas las organizaciones y en cierta forma, cuando los casos son en el plano laboral y pasan por magistratura, el agresor casi nunca, por no decir nunca, recibe un castigo. Cuando volvamos a este tema hablaremos de la “ley del silencio” que impera en todas las instituciones, incluida la escuela.
Para las situaciones de acoso en el campo laboral utilizamos otro término mobbing: el término “mobbing” tiene su origen en los estudios de etología y describe una situación donde los miembros débiles de un mismo grupo o especie se coalicionan para atacar a un miembro fuerte. En la practica el termino mobbing junto al de acoso se utiliza indistintamente sin reparar si el acoso es individual o colectivo. Esto último también lo podemos aplicar al Bullying.

  • El tercer es el de la retirada o huida de la victima. En general las investigaciones también constatan como la victima recibe la agresión con incredulidad y sorpresa lo que le inhibe de adoptar reacciones mas proactivas. Las víctimas se van haciendo cada vez más victimas e se las invisibiliza, cuando no lo han sido antes.

Veamos la situación desde otro plano.

Actores en el Bullyin

https://i2.wp.com/psicologiadynamis.es/wp-content/uploads/triangulo-dibujo.png?resize=320%2C168

Los participantes de toda situación de Acoso Escolar son tres: los acosadores, la víctima y los espectadores. Se trata del denominado “Triángulo del Bullying”.
Acerquemos brevemente a cada uno de los actores que intervienen en una situación de acoso.

Acosadores

En general, los acosadores suelen ser fuertes físicamente, impulsivos, dominantes, con conductas antisociales y poco empáticos con sus víctimas. Se pueden distinguir tres tipos de acosadores:

  1. Acosador Inteligente: Es aquel que con buenas habilidades sociales y popularidad en el grupo, es capaz de organizar o manipular a otros para que cumplan sus órdenes. En definitiva, es aquel que es capaz de enmascarar su actitud intimidatoria.
  2. Acosador Poco Inteligente: Es aquel que manifiesta un comportamiento antisocial y que intimida y acosa a otros directamente, a veces como reflejo de su falta de autoestima y de confianza en sí mismo. Gracias a su comportamiento de acoso consigue su rol y status dentro del grupo, por lo que puede atraer a otros
  3. Acosador Víctima: Es aquel que acosa a compañeros más jóvenes que él y es a la vez acosado por chicos mayores o incluso puede ser víctima en su propia casa.

Victima

Existen dos tipos de víctima:

  1. Las victimas pasivas: muchachas o muchachos solitarios, sensibles e in­quietos que envían señales típicas de víctima, que carecen de habili­dades para la autodefensa, que no son capaces de pensar con rapidez y que cuentan con muy pocos amigos o amigas para darles apoyo.
  2. Las víctimas provocadoras: chicos o chicas a quienes se provoca con fa­cilidad, impulsivos y particularmente pertinaces, que se burlan de los acosadores y las acosadoras o los hostigan y los azuzan hasta conver­tirse en blancos fáciles de los mismos, pero que luego son incapaces de defenderse.

Espectadores
Pueden dividirse entre:

  1. Compinches: Amigos íntimos y ayudantes del agresor.
  2. Reforzadores: Aunque no acosan de manera directa, observan las agresiones y las aprueban e incitan.
  3. Ajenos: Se muestran como neutrales y no quieren implicarse, pero al callar están tolerando el Bullying.
  4. Defensores: Pueden llegar a apoyar a la víctima del acoso. En muchas ocasiones es el miedo a ser agredido o acosado lo que hace que el resto de compañeros no se implique en favor de la víctima.

Sin embargo, los espectadores resultan muy eficaces en la solución del maltrato ya que éste puede continuar sólo si los espectadores lo toleran.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: