¿Qué quieres decir?


¿Qué quieres decir con eso? ¿Cuándo tu madre te dice eso, en realidad qué quiere decir?

Esta mañana he empleado estas preguntas y otras a un adolescente calificado por mi como “con comportamientos puñeteros”, la madre empleaba palabras gruesas casi tanto como las de la orientadora que lo derivó. Pero este no es el caso, si bien viene a cuento porque yo hoy quería hablar de una cosa que los que trabajamos desde la orientación sistémica utilizamos con mucha frecuencia para poder desbaratar algunas relaciones que pueden ser perjudiciales para la convivencia.

En el trabajo con familias, y especialmente con familias con adolescentes, es necesario, en muchos casos, ayudarlas a hablar de lo que quieren comunicar. No dejar en el aire cuestiones que pueden ser interpretadas, según las partes implicadas, de manera totalmente diferente.
El ejemplo de esta mañana era por una expresión reiterada de la madre hacia el adolescente cada vez que salía: ¡Ven pronto!.

Independientemente de la hora, o el estado, en qué volviese este adolescente, si pasaba de la una de la mañana, el lío estaba servido. De ahí las las preguntas para clarificar la situación y mejorar la comunicación y la relación madre – “adolescente puñetero”. Al final la cuestión se saldó con un acuerdo, no se si definitivo, de que la vuelta a casa se realizaría no más allá de la una y media de la mañana, siempre que la situación actual que atravesamos lo permitiese.

Esta semana, y por ello iba a ser mi comentario semanal, me he encontrado con una situación similar a la que hemos tenido esta mañana con este adolescente que en el fondo, es encantador.

Pero lo que no es encantadora ni en el título ni el cuerpo de la noticia es que nuestro ministro «José Luis Escrivá (nos informe que): «La reforma de pensiones no afectará a las personas que están a punto de jubilarse»»

Señor ministro, con todo el respeto del mundo, me puede explicar que significa esto, ¿Qué quiere decir con “la reforma de las pensiones no afectará”? ¿Qué límite temporal es: “a punto de jubilarse”?

Yo ya entiendo que el lenguaje “politiqués” tiene sus connotaciones pero por favor un poco de seriedad a la hora de transmitir los mensajes.

Porque si yo lo entiendo bien va a haber reforma de pensiones si o si. ¿Van a parlamentar sobre este asunto o tendremos un decretado “porque yo lo valgo”? Y si parlamentan ¿con quién lo van a hacer?

Sólo con los que le apoyan o va a buscar “auténticos peritos en esas causas” o ¿va a tener que echar mano de aquellos que son aconsejados por el que deberían aconsejar?

Sé perfectamente que el que más le aconseja maneja muy bien los conceptos de Pier Paolo Portinaro que define al realismo político como “el concepto que apela a las relaciones de poder consideradas independientemente de los deseos y las preferencias de los actores o de las teorías, más o menos explícitamente normativas, de los espectadores”. Y por ello siempre tira, o va tirar, por la calle de “en medio” realizando la labor que mejor cree para sus propias aspiraciones o las del que aconseja.

Por esto entiendo que el sr. ministro nos haga la afirmación tan rotunda.

Pero queda una segunda afirmación que puede convertirse en algo desasosegante ¿qué significa a punto de jubilarse?. ¿Un año? ¿un mes? ¿una semana? ¿un día? ¿un minuto? … Podríamos decir que nos encontramos bajo el paraguas de la “teoría del doble vínculo” (los dilemas que surgen en el receptor cuando una persona emite dos mensajes contradictorios). Esto que está haciendo el ministro Escriva ¿es llevarnos por el camino de la locura? No lo sé, pero si que percibo una ambigüedad calculada para que podamos decidir por nosotros lo que creamos de lo que él dice, en función de nuestros propios deseos. Él se reserva el argumento final, lo que desee, y en cualquier momento.

Y me malicio que en el fondo es un intento más de reconfigurar la sociedad, construir una nuevo orden, o dejarnos que nos acerquemos al fenómeno político de forma moralizadora que «consiste en volver a construir idealmente la sociedad, con la intención, confesada o no, de justificar una cierta política o un régimen social determinado; …”

¿A quién hemos de preguntar por lo que significan esas frases? ¿Qué es lo que quiere decir?¿Le preguntamos a la señora vicepresidenta primera? ¿A la ministra de igualdad? ¿Al señor presidente del gobierno?. ¿Quién nos ayudará en la metacomunicación?, en explicarnos que es lo que comunican y porqué lo hacen de tal modo.

Esto es imposible en estos momentos, en tanto y cuanto los medios de comunicación han sido subvencionados y no son ya un cuarto poder, son siervos, propagandistas de una causa. Y sólo a través del plasma parecen capaces de transmitir consignas. Consignas que pronto son “destruidas” porque los seres humanos tenemos capacidad de memoria, de momento, y las hemerotecas están llenas de “palabras” contrarias a las que predican hoy en día.

Por lo menos, de momento, nos libramos de la esquizofrenia.

La noticia fue extraída de: https://www.eleconomista.es/economia/noticias/11250946/06/21/Jose-Luis-Escriva-La-reforma-de-pensiones-no-afectara-a-las-personas-que-estan-a-punto-de-jubilarse.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *