Ecomapa

En un Webminario reciente se me solicitó la explicación de lo que es un seminario. Para ello hemos creado un pequeño vídeo tutorial sobre la utilización del mismo. Se encuentra en la lista de «Pensamiento Sistémico» y os dejamos el enlace a continuación.

Breve explicación

Es la representación esquemática del entorno ecológico del cliente, de la familia, de una institución, etc.

Emplea una grafía que puede ser propia de la persona que la realiza (en el vídeo explicativo es la que utilizo personalmente)

Permite

  • Identificar en forma rápida las interrelaciones del paciente identificado, familia institución, … con el ambiente y el contexto sociocultural en el que se desenvuelve, es decir, da información sobre la red  de recursos.
    • O al menos nos permite descubrir la red en la que puede estar inmerso
  • Identificar en forma rápida y sencilla los recursos extrafamiliares o individuales que pueden ser de utilidad en casos de situaciones conflictivas o de crisis.
  • Detectar también las carencias más importantes a nivel familiar, con el objeto de fortalecerlas.
  • Sospechar de otras dificultades y problemas
  • Ubicar aquellas personas o familias socialmente aisladas por migración reciente u otros motivos.

Ver el vídeo:

Buen Trabajo

Quinto axioma de la comunicación

Los intercambios comunicacionales pueden ser tanto simétricos como complementarios

Dependiendo de si la relación de las personas comunicantes está basada en intercambios igualitarios, es decir, tienden a igualar su conducta recíproca (p. ej.: el grupo A critica fuertemente al grupo B, el grupo B critica fuertemente al grupo A); o si está basada en intercambios aditivos, es decir, donde uno y otro se complementan, produciendo un acoplamiento recíproco de la relación (p. ej.: A se comporta de manera dominante, B se atiene a este comportamiento).

Una relación complementaria es la que presenta un tipo de autoridad (padre-hijo, profesor-alumno) y la simétrica es la que se presenta en seres de iguales condiciones (hermanos, amigos, amantes, etc.)

Ejemplos

Para  la simétrica podemos tener de ejemplo el refrán que dice: «dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición».

Para complementaria podemos utilizar cualquier anuncio del mundo sanitario donde siempre aparece el título de la profesional o del profesional para indicarnos que habla desde un plano superior por su título.

Tercer axioma de la comunicación

Llegamos al ecuador de la explicación de los axiomas que hemos iniciado hace semanas. Hoy nos toca el tercero: la puntuación de la secuencia de hechos.

La naturaleza de una relación se establece en función de la puntuación o gradación que los participantes hagan de las secuencias comunicacionales.

Consiste en la interpretación de los mensajes intercambiados y cómo influyen en la relación comunicativa que se establece. En muchas ocasiones se considera que una respuesta es consecuencia o efecto de una información anterior cuando el proceso comunicativo forma parte de un sistema de retroalimentación.

Un ejemplo clásico se puede ver en una relación de pareja en la que una de las personas (A) regaña a la otra (B) y como consecuencia, (B) se retrae. Debido a esta actitud, (A) vuelve a regañar a (B). Esta situación es recíproca y reiterativa y puede servir como ejemplo explicativo del tercer axioma.

Esta semana he tenido un ejemplo de este axioma:

Asun (1) es una madre separada con dos hijas adolescentes de 17 y 15 años. María, es la mayor y tiene “un lío con la bebida” desde hace unos tres años. Cada dos o tres fines de semana cuando sale con sus amigos se emborracha. La madre se ha enterado hace poco porque en un espacio de tiempo corto, la han llamado tres veces de uno de los hospitales de Zaragoza, a dónde la acaba llevando “su amigo con derecho a roce”, tal como ella lo ha definido.

En la consulta tratamos de hacer una aproximación a la situación de María. Nos encontrábamos la familia nuclear y yo. Ante una pregunta mía María dice que bebe porque su madre no la quiere, que quiere más a su hermana pequeña, y que siempre la está controlando. La respuesta de Asún sin dejarla terminar, y subiendo la voz por encima de ella: ¡Te controlo porque vienes siempre borracha!

¡Grito de María!: ¡Lo ves si es que tengo que beber para no pensar!.

¿Os imagináis lo que aconteció a continuación, no?

Recordad: al puntuar la secuencia de hechos, podremos establecer el modo en que, los miembros de un sistema, organizan los hechos de la conducta de comunicación . Y no sólo eso, si no al comprender esta estructura, podremos interpretar el modo en que los mensajes emocionales de cada interlocutor se han auto-regulado para adaptarse mutuamente conformando su propia relación.

(1) Los nombres han sido inventados

Buen trabajo

Kokología

Hace algún tiempo comenzamos una serie de talleres sobre cuentoterapia. Por diversas circunstancias no se pudo seguir con el mismo. A lo largo de este curso volveremos a iniciar la actividad y la anunciaremos con tiempo.

Viene esto a cuento porque en uno de aquellos talleres una de las participantes nos habló de la Kokología como una utilización del cuento para el autoconocimiento o para poder manejarlo en un contexto terapéutico tal como ella lo hacía.

Allá por el año 2002 me regaló un libro de los fundadores de la misma: Isamu Saito y Tadahiko Nagao (1). En él nos hacían ver que es posible descubrir aspectos de nosotros mismos a través de responder a ciertas preguntas usando la imaginación.

Era la combinación la teoría psicológica de Carl Jung, con el concepto oriental que atribuye al hombre unas cualidades premonitorias innatas. A esto podemos añadir la importancia del juego en el aprendizaje, no solo de competencias, si no también en el aprendizaje de quién, qué, cómo … somos.

Recordemos que Jung nos habla de las cuatro funciones de la mente humana: pensar, sentir, percibir e intuir. Todo ello lo pone en marcha el juego, y especialmente este juego que hace surgir de nosotros mismo aquello de lo que estamos constituidos.

Durante mucho tiempo he utilizado alguno de las propuestas de Saito y Tadahiko en mi trabajo con adolescentes y la verdad que el resultado ha sido muy bueno.

El juego consiste en escuchar o leer una historia (es mejor en grupo o al menos con alguien) y decir lo primero que acuda a tu cabeza, después de lanzar unas preguntas o unas alternativas a la situación.

  • No intentes predecir las respuestas.
  • Sé sincero contigo mismo.
  • No leas la solución por anticipado.
  • Observa las reacciones de la gente (o de la pareja que tienes en el juego) (incluidas las tuyas).
  • Y sobre todo No tengas prejuicios.
    • No hay respuestas correctas, ni incorrectas. Los juegos funcionan mejor cuando no vacilas ni sufres por tu elección de palabras.

Veamos un par de ejemplos:

Lee con atención cada pregunta, imagínala, y deja que tu intuición responda. Escribe el resultado en una hoja. Luego, consulta los resultados, que pondré en otra página a ver qué es lo que esas respuestas dicen sobre ti.

Un monstruo desconocido infunde miedo a los habitantes de la ciudad. ¿Qué crees que quiere? ¿Por qué salió del bosque?

Opciones

A. Fue expulsado por el hambre. Todo el mundo sabe que en época de hambruna los animales salvajes van a donde hay personas.

B. Está buscando a alguien de su manada. Tal vez a su pareja o, tal vez, incluso, a su cría.

C. Es una bestia salvaje salida del bosque. ¿Qué explicaciones puede haber?

D. Algo terrible sucedió en su vida. Salir a la ciudad es un intento de atraer la atención.

Tienes un abanico mágico. Si abanicas a alguien, esa persona desaparecerá. ¿En quién experimentarías el poder de este objeto?

Opciones

A. En mí mismo.

B. En la persona que amo.

C. En la persona que me da más problemas.

 

(1) En el año 2007, en una librería de una estación de ferrocarril descubrí el libro de Julia Coto con el título de Kokología. Recogía alguno de los cuentos-test de los autores anteriormente citados.

Los hijos

En torno al debate producido por el mal llamado «Pin parental», dejo una cita de «El profeta», utilizada mil veces en las escuelas de padres.

Y una mujer que abrazaba a un bebé contra el pecho dijo, «Háblenos de los Hijos».

Y él dijo:

Sus hijos no son suyos.

Son los hijos del anhelo de la Vida de sí misma.

Vienen por ustedes pero no de ustedes,

Y aunque están con ustedes, ustedes no los poseen.

Pueden darles su amor pero no sus pensamientos.

Porque ellos tienen sus propios pensamientos.

Ustedes pueden alojar sus cuerpos pero no sus almas.

Porque sus almas viven en la casa del día que viene, la cual ustedes no pueden visitar, ni siquiera en los sueños.

Ustedes pueden esforzarse por ser como ellos, pero no se esfuercen para que ellos sean como ustedes.

Porque la vida no va atrás ni se demora con el ayer.

Ustedes son los arcos de los cuales sus hijos como flechas vivas son enviados.

El arquero ve el blanco en el paso del infinito, y Él los dobla a ustedes con su fuerza para que sus flechas vayan rápidamente y lejos.

Que su torción en la mano del arquero sea por alegría;

Porque mientras Él ama a la flecha que vuela, también ama el arco que es estable.

Tomado de: «El profeta». Kahlil Gibran

https://es.wikisource.org/wiki/El_Profeta:Los_Hijos, visitado el 19/01/2020

#PorunPactoporlaEducación #VivalaPepa

Para todas y todos los «guerreros»

Logo Afectadas de Idental

Una de las circunstancias vitales que me han rodeado este año ha sido la maravilla de conocer a un grupo de personas «guerreras», la mayoría mujeres.

Su guerra es «una justa guerra». Las han llevado a extremos que se encuentran al borde de los acantilados, pero mantienen la vista en el horizonte y siguen con los pies en la tierra, a pesar de todas y cada una de las piedras del camino. Para todas ellas (y también para ellos) un poema de Virginia Satir para terminar el año:

En todo el mundo no hay nadie como yo.

Hay personas que tienen algo en común conmigo, pero nadie es exactamente como yo.

Por lo tanto, todo lo que surge de mí es verdaderamente mío porque yo sola lo escogí.

Soy dueña de todo lo que me concierne:

De mi cuerpo, incluyendo todo lo que hace; mi mente, incluyendo todos sus pensamientos e ideas; mis ojos, incluyendo las imágenes de todo lo que contemplan; mis sentimientos, sean lo que sean, ira, gozo, frustración, amor, desilusión, excitación; mi boca, y todas las palabras que de ella salen, corteses, tiernas o rudas, correctas o incorrectas; mi voz, fuerte o suave, y todas mis acciones, ya sean para otros o para mí misma.

Soy dueña de mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas, mis temores. Soy dueña de todos mis triunfos y logros, de todos mis fracasos y errores.

Como soy dueña de todo mi yo, puedo llegar a conocerme íntimamente. Al hacerlo, puedo amarme y ser afectuosa conmigo en todo lo que me forma.

Puedo así hacer posible que todo lo que soy trabaje para mi mejor provecho.

Sé que hay aspectos de mí misma que me embrollan, y otros aspectos que no conozco.

Mas mientras siga siendo afectuosa y amorosa conmigo misma, valiente y esperanzada, puedo buscar las soluciones a los embrollos y los medios para llegar a conocerme mejor.

Sea cual sea mi imagen visual y auditiva, diga lo que diga, haga lo que haga, piense lo que piense y sienta lo que sienta en un instante del tiempo, esa soy yo. Esto es real y refleja donde estoy en ese instante del tiempo.

Más tarde, cuando reviso cuál era mi imagen visual y auditiva, que dije y que hice, que pensé y que sentí, quizá resulte que algunas piezas no encajen.

Puedo descartar lo que no encaja y conservar lo que demostró que si encaja. E inventar algo nuevo en vez de lo que descarté.

Puedo ver, oír, sentir, pensar, decir y hacer.

Tengo las herramientas para sobrevivir, para estar cerca de otros, para ser productiva, y para encontrar el sentido y el orden del mundo formado por la gente y las cosas que me rodean.

Soy dueña de mí misma,

Y por ello puedo construirme.

Yo soy yo y estoy bien.

Custodia compartida desde la visión sistémica

Llevo trabajando con familias con situaciones de crisis desde finales del año 1978. En el año 80 entré en contacto con la terapia sistémica que me dio, y me sigue dando, soporte al trabajo que realizo con ellas. Por lo tanto mi experiencia solo se tiene esos alcances.

Entiendo a la familia como un sistema. El sistema familiar se compone de un conjunto de personas, relacionadas entre sí, que forman una unidad frente al medio externo, manteniendo algunos patrones comunicacionales que les son propios, y otros comunes al resto de sistemas con los que realiza una serie de intercambios.

Sobre quién pertenece, o no, al sistema familiar se establecen unas líneas de demarcación que son los límites del sistema, ayudando a mantener el intercambio comunicacional y relacional anteriormente reflejado. Estos límites también permiten una individualización del sistema frente al medio, generando otro tipo de redes: apoyos, afecto, etc.

Estos límites son extrínsecos, como acabamos de anunciar, e intrínsecos, dentro del interior del sistema permite la aparición de subsistemas dentro del sistema, lo que permite separar y relacionar los distintos individuos agrupados.

Los sistemas tienen propiedades, que no voy a enunciar todas, sino aquellas que me interesan para esta pequeña exposición:

Totalidad: No podemos entender la conducta del sistema como la suma de conductas de sus miembros, es algo cualitativamente distinto puesto que incluye, además, las relaciones existentes entre ellos. Esto hace que los psicoterapeutas de formación sistémica solicitemos información sobre las interacciones que se establecen dentro y fuera del sistema, de todos y cada uno de los miembros.

Causalidad circular: entendemos las relaciones familiares como recíprocas, pautadas y repetitivas, esto nos hace entender la noción de secuencias de conducta. Si simplificamos esto podemos decir que observando la respuesta de A a la conducta de B, veremos que B es el estimulo de la conducta de A, que a su vez (B) actuará en función de dicha conducta. Esto nos ayuda a trabajar sobre el qué, el dónde y el cuándo ocurre algo en vez de centrarnos tanto en el porqué.

Regla de relación: En los sistemas hay que definir, como necesidad perentoria, la relación entre sus componentes, “ya que posiblemente el factor más trascendente de la vida humana sea la manera en que las personas encuadran la conducta al comunicarse entre sí”.

Ordenación jerárquica: En toda organización alguien llegó el primero y por otro lado hay ciertas personas que tienen o poseen más poder y responsabilidad que otras para determinar que es lo que se va a hacer. Estamos hablando de la jerarquía, pero no solo de dominio sobre otros, de responsabilidades, estamos hablando también de ayuda, protección, cuidado, consuelo, etc.

Teleología: Es la capacidad del sistema familiar a adaptarse a las diferentes circunstancias y exigencias de los diversos estadios de desarrollo (ciclo vital) por los que atraviesa. Asegurando por un lado la continuidad y por el otro el crecimiento psicosocial de sus miembros, incluida la individuación de sus miembros más jóvenes. Esto es importante porque nos hace ver como la familia mantiene su unidad, identidad y equilibrio frente a otros sistemas y al medio; ayundándonos a entender como el cambio en uno de los miembros de la familia se relaciona con el cambio en otro (“un cambio en una parte del sistema es seguido por otro cambio compensatorio en otras partes del mismo que restaura el equilibrio”).

Antes he expresado entre paréntesis un concepto: ciclo vital, “entendemos por ciclo vital de la familia el proceso de evolución esperable en una familia. “En primer lugar el concepto de proceso proporciona una descripción general de los retos y problemas típicos de una fase, al tiempo que el de evolución permite encuadrar la situación de la familia dentro de su propio marco evolutivo, facilitando poder tener una visión actual y futura de cuanto puede suceder en el crecimiento de la familia entendida como un sistema vivo que crece, avanza, retrocede, se estanca y hasta puede paralizarse manera alarmante”.

Y cuando hablamos de ciclos vitales familiares de aquellos ciclos en los que existe una crisis no normativa de la pareja (es importante quedarse con lo de la pareja, porque volveré sobre el tema). Siguiendo al profesor Rios González nos encontramos con que en la separación o el divorcio, vamos a transitar por una serie de pasos:

  1. Período de litigio: Parejas en crisis de cohesión y estabilidad: guerra civil marital.

  2. Período de tregua no agresiva: Pre-disolución: «divorcio emocional» o «divorcio bloqueado».

  3. Período de latencia: tregua como toma de conciencia sobre lo irreversible.

  4. Período de deliberación: pros y contras de una «muerte anunciada»: ¿necesitamos terapia de pareja o necesitamos mediación?

  5. La pareja al consumar la decisión: percepción y decisión: ¿un nuevo fallo en la motivación?

  6. Qué motivar en la terapia: saber por qué se sigue juntos o por qué hay que separarse.

  7. La pareja durante el proceso de disolución: el «divorcio en marcha»: pasos, trámites y negociación: ¿buenos modos o aplicación fría y polémica de la ley?.

  8. La pareja que se separa y los rituales de tránsito.

  9. La elaboración del duelo en la separación y el divorcio.

  10. La pareja en la post-separación o divorcio:

    1. «Padre y madre hasta que la madurez de los hijos nos separe» o el itinerario hacia el destete coparental.

    2. Familia transitoriamente convivencial y monoparental.

    3. Hacia una Declaración de los Derechos del Hijo del Divorcio.

  11. Caminando hacia un reequilibrio afectivo.

Esto es la teoría, en la práctica, si existen estos pasos en algunos sistemas familiares y se quedan enmarañados en otros, especialmente a partir del cuarto paso. La dificultad del trabajo en terapia es hacerles llegar hasta el punto 10.1 “Padre y madre hasta que la ….”.

Es complicado, en muchas ocasiones, hacerles entender las siguientes cuestiones:

  1. No es lo mismo el subsistema conyugal (ellos dos como individuos y como pareja) que el subsistema parental (ellos dos como padre y madre, poniendo en danza sus competencias parentales).

  2. Los padres, como tales, son legalmente responsables de cuidar a sus hijos, por lo que subsistema parental ocupan una posición “superior” al subsistema familiar. Por lo tanto son ellos los que marcan el camino, tanto para los rituales de tránsito para la ruptura de la familia, sin olvidar que son padres hasta su propia muerte, incluso cuando las hijas y los hijos deciden una separación a “la francesa”.

  3. Que los duelos por la perdida, sentimiento de culpa, o de ser rechazado, o abandonado, etc. son de cada uno de los individuos, y que la perdida es para todos los integrantes del sistema, con una intensidad más o menos importante. En mis años de práctica creo que existe un vacío a la hora de abordar instrumentos que faciliten la utilización de rituales que permitan un manejo más o menos adecuado de rituales de separación.

Aunque lo expuesto hasta ahora tenga que ver con la práctica psicoterapéutica, si que he ido deslizando algunas cuestiones sobre el tema de la custodia compartida.

  1. La situación que se daba en Aragón en cuanto a la custodia compartida (a nivel genérico), entendida desde los presupuestos sitémicos anteriormente expuestos, nos permitian una clarificación, y por lo tanto una mejora, sobre las tareas de parentalidad (padre y madre en función de tales como individuos) y las de coparentalidad (en tanto subsistema parental) con sus hijos, a las personas que llegaban a realizar algún tipo de consulta sobre el divorcio y/o separación.

    1. Permite la clarificación de los integrantes para plantearse ¿psicoterapia? O ¿mediación?

    2. En psicoterapia permite mantener el trabajo sobre el conflicto en el subsistema conyugal, en los ámbitos comportamentales y relacionales.

  2. Permitía introducir cuestiones de la vida diaria de los menores que en el momento de la crisis no pudieran haberse tenido en cuenta por la pareja, o el entorno de la misma, en situación de ruptura.

    1. Por ejemplo recuerdo una pareja que en el momento álgido de sus batallas había negado a los abuelos de ambos poder interaccionar con los nietos, ante las diversas disfuncionalidades horarias comprendieron que tenían que sacar de su “agenda” esta situación.

  3. Permite, en muchos casos, hacerles reflexionar sobre cambios en las funciones que tienen que realizar con el cambio en la situación de la pareja: temas que tienen que ver con la autoridad (común e individual con cada uno de ellos), de disciplina (lo que les obliga a hablar ineludiblemente de situaciones que a ambos dos les puedan preocupar ante algunos comportamientos de los hijos), etc.

  4. Se puede introducir cuestiones que permitan ayudar a mejorar la continuidad de la pareja coparental, que permitan “desminar” los sabotajes que puedan realizarse contra el otro progenitor, “la violación de fronteras entre los subsistemas, con triangulación del hijo o hijos incluida”, y aquellos comportamientos que socaven la estructura jerárquica de la familia, que nos guste o no, necesitan los hijos como “puntos de referencia para la incorporación de pautas, reglas, normas, aparte del inevitable atrapamiento de los hijos que se ven envueltos en complicados conflictos de lealtades”

  5. El que ambos padres mantengan la coparentalidad y un espacio para poder relacionarse y comunicarse entre ellos implica que la función nutritiva (afecto, cuidado, ternura, alimentación, etc.) va a ser más estable.

  6. Por último “a la función normativa que promueve la adaptación de los hijos a la realidad y que, consecuentemente, es más vulnerable y requiere la actuación conjunta de ambos progenitores, suponiendo algunos acuerdos mínimos y exige más amor profundo que la nutritiva”.

Por último transcribo unas palabras de mi admirado profesor Ríos González, sobre el tema de los hijos de padres divorciados

Hacia una Declaración de los Derechos del Hijo del Divorcio (Rios, J. A.(20015): Los ciclos vitales de la familia y la pareja. Editorial CCS. Madrid. Pág 199-201)

Respetando cuanto indique la legislación vigente en cada momento, y desde una perspectiva emocional y conforme a las exigencias que impone la maduración psicológica del hijo de padres divorciados, creemos necesario marcar los siguientes Derechos del Hijo del Divorcio:

  1. A sentirse querido, valorado y respaldado tanto por el padre como por la madre.

  2. A mantener contactos frecuentes y suficientemente estables para que pueda percibir con claridad los vínculos de afecto y apego que mantiene con cada uno de los progenitores.

  3. Estos contactos físicos necesitan el refuerzo de otros modos de relacionarse como pueden ser los derivados de llamadas telefónicas o cartas, asegurando la intimidad y privacidad de estas relaciones, sin que ninguno de los padres ponga obstáculos o barreras para que estos objetivos puedan cumplirse con plena satisfacción.

  4. A ver cada vez que lo necesite al progenitor con el que no vive habitualmente y solicitar permanencias ocasionales con él si lo requieren sus necesidades afectivas profundas o ve la conveniencia de la presencia real del progenitor con el que no vive permanentemente.

  5. A mantener con la ayuda de los padres, una adecuada relación con los hermanos, evitando que en la fratría se introduzcan divisiones al amparo de alianzas que puedan surgir entre alguno de los hijos y el padre o entre los hijos y la madre. La amenaza que tales alianzas se intoxiquen con otros elementos afectivos que las conviertan en «coaliciones» es una realidad perturbadora en familias divorciadas.

  6. El hijo del divorcio tiene el derecho de ver asegurado el sentimiento de protección y pertenencia a un grupo, lo que obliga a que nunca se introduzcan los sentimientos de signo contrario que minen la seguridad interior que s deriva de tener garantizada la presencia del sentimiento apuntado.

  7. Tiene derecho a no sufrir carencias afectivas que tengan su origen en la rotura del matrimonio de los padres. El sentimiento de confianza básica tiene que seguir reforzado mediante la interacción profunda con la madre y al ritmo del crecimiento del hijo. Paralelamente, y como consecuencia de la interacción permanente con el padre, tiene que mantenerse fuerte el sentimiento de seguridad interior que le facilite la construcción de su personalidad.

  8. A re visar periódicamente las medidas provisionales jurídicamente tomadas en su momento, ya que cada etapa evolutiva del hijo tiene necesidades diferentes a las que tenía en el momento del divorcio o separación de los padres y deben adecuarse a ellas en cada ciclo evolutivo.

  9. Derecho a mantener y reforzar vínculos de relación con los abuelos, tíos, primos y miembros de las respectivas familias de origen de los progenitores, ya que en ellos se encarnan los verdaderos miembros que permiten tomar conciencia de las propias raíces que tanta importancia tienen para la estructuración interna de la personalidad.

  10. El hijo del divorcio tiene derecho a no verse implicado en los conflictos afectivos que puedan seguir manteniéndose entre los padres durante el tiempo en que éstos elaboren el duelo inevitable de su separación. Tomar al hijo como «arma arrojadiza» contra el otro ex cónyuge es un abuso manipulativo que ha de ser desterrado del panorama emocional del hijo.

  11. Derecho a su intimidad y salvaguarda de la propia imagen cuando la condición de figura pública, famosa o popular de cualquiera de los padres pueda ocasionar invasiones en la vida del hijo por parte de agentes o personas ajenas al contexto familiar más íntimo.

Finalizando, creo que nuestros legisladores deberían haber tenido en cuenta más «voces» a la hora de tomar la decisión que han tomado.

Sobre las preguntas en la práctica sistémica

En el grupo de trabajo del curso de pedagogía sistémica hemos estado hablando de cómo clarificar los diversos encargos o demandas que se nos ofrecen. Una vez que hemos puesto encima algunas cuestiones me piden que escriba algo sobre lo que habíamos hablado y trabajado.

Aprovecho que estamos potenciando el blog para trasladar las respuestas que se me han hecho. Parto de lo que escriba a continuación puede ser modificado a lo largo del tiempo y no es original del todo, puesto que es parte de mi práctica habitual pero tiene mucho de haber copiado aquellas prácticas que me ha parecido oportunas y que daban resultados, tanto a compañeros actuales y pasado, como material de estudio, de muchos autores de enfoque sistémico.

Para aclarar la demanda o el encargo que me solicitan puedo plantearme las siguientes preguntas.

  1. ¿Quién me hace el encargo?
    1. ¿Realmente es la persona que tengo enfrente quién me está pidiendo algo? ¿Es la clienta o es la que me va a pagar por mis servicios? ¿o tiene otro rol?
    2. ¿Qué tendríamos que hacer la persona y yo para dejar satisfecho a quién o quiénes hayan hecho el encargo?
  2. ¿De verdad lo quieren de mi? ¿o lo quieren de otro compañero del centro? ¿o del centro en general? o ¿realmente a quién están interpelando?
  3. ¿Este es el momento del encargo?
    1. ¿Desde cuándo lo quieren?
    2. ¿Ya se lo han encargado a otro u otros?
    3. ¿Soy el único encargado o estamos varios profesionales repartidos?
  4. ¿Hasta cuando lo quiere?
    1. ¿Para ayer?, ¿Ya es demasiado tarde?
    2. ¿Para jutificar cualquier comportamiento posterior o anterior?
    3. … Nos lleva a la siguiente cuestión
  5. ¿Cuántas sesiones quiere? ¿sesiones de terapia? ¿de orientación? ¿de …?
    1. Es ¿cuánto quiere?
    2. Y también ¿cuántas propuestas (objetivas o subjetivas) quiere? (1)
  6. ¿Para qué lo quiere? He aquí el meollo de la demanda o encargo
    1. ¿Cuál es la finalidad?
    2. ¿Qué habría que hacer en función de esa finalidad? (2)
  7. ¿Contra quién?
    1. Nos hacen el encargo ¿en contra de quién o de quiénes?. ¿Existen coaliciones que tienen que ver con el encargo?
    2. Y sobre todo ¿estan de acuerdo o no con el servicio deseado? (o los servicios). No ya tanto con la demanda, sino con el servicio en sí mismo.

Espero que esto os ayude a clarificar lo comentado hoy en la sesión

(1) Os recuerdo lo que he comentado varias veces: escribir la demanda que os solicitan pero lo más concreta y operativa que podaís…

(2) La herramienta del «milagro» puede sernos útil.

PD

Queda por redactar algo sobre el contexto de derivación, que también lo haré por aquí.

Blanco2largo_direccion