Saltar al contenido

Incibe

Tomado de la propia WEB
INSTITUTO NACIONAL DE CIBERSEGURIDADINCIBE trabaja para afianzar la confianza digital, elevar la ciberseguridad y la resiliencia y contribuir al mercado digital de manera que se impulse el uso seguro del ciberespacio en España.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (INCIBE), anteriormente Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación, es una sociedad dependiente de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital (SESIAD) y consolidada como entidad de referencia para el desarrollo de la ciberseguridad y de la confianza digital de ciudadanos, red académica y de investigación, profesionales, empresas y especialmente para sectores estratégicos.

Con una actividad basada en la investigación, la prestación de servicios y la coordinación con los agentes con competencias en la materia, INCIBE contribuye a construir ciberseguridad a nivel nacional e internacional.

Para ir a la web, pincha aquí

Internet Segura.

Unas buenas páginas para padres, educadores, menores

Pncha aquí

Propongo que podemos llamar totalitario a un poder cuando: a) ejerce presión sobre la voluntad y las acciones de los sujetos; b) cuando es ineludible, es decir, que los sujetos son afectados por él; c) cuando es omnipresente, en otras palabras, cuando su influencia no se limita a una u otra área de la vida social sino a todos sus aspectos; y d) cuando es difícil o casi imposible criticarlo y luchar contar él.

Rosa, H(2016): Alienación y aceleración. Hacia una teoría crítica de la temporalidad en la modernidad tardía. Katz Editores, Buenos Aires, Argentina

Volver a volver a empezar
¿Otra vez?
¿Ya es septiembre?
¿Cómo ha podido pasar tan rápido el verano?
¿Lo he sabido aprovechar?
No he tocado un libro…
No he pisado el gimnasio…
No tengo ganas de volver a la ofi…
Ahora sí que tengo que ponerme en serio a buscar trabajo…

¿Algo de esto te resulta demasiado familiar? Volver a empezar no siempre es una tarea sencilla. Es habitual que en verano rompamos con nuestra rutina habitual, con todo lo que ello supone. Podemos tender a abandonar hábitos saludables y adoptar otros que no nos benefician en absoluto.

No te preocupes. Deja de culparte y comienza a actuar. En Facilitamos estamos encantados de poder ayudarte.

No lo pienses más, no lo dejes para mañana. ¿Empezamos?

Llámanos al 661 13 17 63 o al 691 033 965

En algunas ocasiones me he encontrado con personas que se acercan a ser "el ombligo del mundo", todo lo que dices o haces parece que está echo o pensado para él o para ella.

Es el "efecto del centro del universo", en pocas palabras la creencia consistente en que los demás ponen más atención en nosotros mismos (apariencia y/o comportamiento) de lo que verdad (en realidad) sucede. Tendemos a vernos encima del escenario, siendo los únicos protagonistas de un monólogo, a veces insufrible. Sobrestimando, lógicamente, la atención que los demás nos dirigen.

Si unimos a este efecto con la "ilusión de transparencia", la sensación que nuestras emociones ocultas se revelan, y que son vistas con facilidad por los demás, tenemos un cóctel muy difícil de manejar. Nuestro yo y nuestros mundos sociales pueden, y lo hacen, entrar en colisión. Los resultados están servidos puesto que la motivación por uno mismo motiva el comportamiento social.

El famoso chiste de la persona que quiere solicitar un martillo a su vecino y cuando este le abre la puerta sonriente, le espeta: ¡Quédate con tu maldito martillo!, sin haberle pedido el "dichoso martillo".

Lo que tienes entre tus manos es parte del material que se utiliza en el curso de Pensamiento Sistémico.

Vilas, L. (2008): Preguntas Sistémicas. Zaragoza. En prensa

1.- No es posible no comunicarse (“Es imposible no comunicar”)
En la interacción, toda conducta es mensaje: no hay “no conducta”.
Existen diversas formas de comunicarse:

  •   Aceptación: Ambos comunicantes aceptan interactuar y, lo que es más importante, confirmar, aceptar la definición que el comunicante da de sí mismo. (“Vamos a hablar .”)
  •   Rechazo: Una de las partes no acepta comunicar y expresa de forma explícita su intención. Implica, por lo menos, un reconocimiento de la persona con la cual no desea interactuar más allá. (“Contigo yo no quiero hablar.” “No te voy a dirigir más la palabra”)
  •   Descalificación, desconfirmación: Alguna de las partes no acepta comunicarse, niega la realidad del interlocutor y no expresa de forma explícita su intención sino que lo hace de forma indirecta mediante:
    1. El cambio de tema: se emite un nuevo mensaje sin relación con el emitido por la otra parte. (Emisor: “Creo que la niña está preocupada”, Receptor: “¿EI piso quien se lo quedará?”)
    2. La tangencialidad: el mensaje entrante da pie a emitir otro mensaje que no es respuesta al primero. (Emisor: “Podríamos vender el piso y repartirnos el dinero”, Receptor: “El dinero es lo único que realmente te ha interesado en la vida.”)
    3. Malentendido: el mensaje es puntuado como no pertinente. (“No has entendido nada de lo que te he dicho”)
    4. Simbolización: la comunicación no sigue pautas verbales socialmente aceptadas sino que se establece por medio de símbolos verbales o no verbales (Comunicación patológica) (“¿A qué vienes aquí?, pregunta el psicoterapeuta, “Dios me ha enviado a traerte esto (el paciente pone una pistola encima de la mesa) y a decirte que te ha salvado, que nos ama…”).

2.- Toda comunicación tiene un contenido y un componente relacional que la define (“Niveles de contenido y relacionales en la comunicación")
Todo emisor de un mensaje pasa al receptor una doble información: la que hace referencia al tema acerca del cual se comunican (el «tema») y la que define qué tipo de mensaje debe entenderse que es.
De esta forma se define la relación con la persona con la cual comunicamos. (Hay diversas formas de decir “Cariño, ¿te has acordado?”: hay una forma dulce que expresa afecto y simplemente pregunta; hay otra forma, impaciente, en la cual la pregunta incluye un reproche, otra que es agresiva y no pregunta, agrede... “Cariño ¡te has acordado!”)
La confusión entre estos dos niveles de comunicación produce disfunciones y tensiones en todo grupo humane, también en la familia, muy especialmente cuando la disparidad entre el “mensaje contenido” y el «mensaje relación” no es reconocida. La “metacomunicación” consiste en hablar sobre la propia comunicación para descubrir sus incongruencias y mejorar la forma de procesarla.

3.- La relación depende de la puntuación de las secuencias comunicativas (“La puntuación de la secuencia de los hechos”
En una secuencia prolongada de intercambios las personas puntúan la secuencia de forma que se adjudican la iniciativa, el dominio o la dependencia del proceso. Puntuar es decidir qué y quien se define como causa y quien o qué como efecto (“Cada vez que se va con sus amigos me deja abandonada en casa”, madre refiriéndose a su hija de dieciocho años). Y en qué momento se inicia una secuencia comunicativa nueva o acaba la anterior.
En ocasiones la única forma de salir de una puntuación de secuencias errónea es servirse de la metacomunicación, hablar acerca de la propia comunicación.

4.- Hay dos modalidades de comunicación: la analógica y la digital (“Comunicación digital y analógica”.)
En la comunicación humana se distinguen dos formas de comunicación que pueden ser definidas como:

  • Comunicación «digital»: verbal, simbólica, con referencia a un segundo sistema de señales (solo la convención permite establecer relación entre una palabra y su significado). Se aplica básicamente para pasar información sobre contenidos.
  • Comunicación «analógica»: no verbal. gestual, más cercana al contexto de la comunicación y a la definición de la relación entre los comunicantes.

En la familia, especialmente, se debe llevar a cabo constantemente la traducción de un lenguaje al otro para hacerse cargo de la totalidad del mensaje. Los errores de traducción producen disfunciones .

5.- La comunicación puede ser simétrica o complementaria (“Interacción simétrica y complementaria”)
En la comunicación complementaria la conducta de uno de los participantes complementa a la del otro (“Cuando la madre cede ante la presión del hijo, el padre se enfada y se pone a ver la televisión, con lo que la madre reprocha al padre estar tirado todo el día en el sillón”).
En la comunicación simétrica los participantes tienen a igualar la conducta relacional (“Si yo grito, tu gritas más”)
Cuando se trabaja con familias es importante llegar a un equilibrio entre simetría y complementariedad para que haya una relación funcional. Es importante recordar que este equilibrio va a variar a lo largo del ciclo vital familiar e individual, y dependerá de las funciones que cada uno de los miembros del grupo familiar deba desempeñar en cada momento o etapa de dichos ciclos.
Este juego de equilibrios suele dar disfunciones y rigideces que conducen a dificultades comunicacionales, entre otras las siguientes:

  • Metacomplementariedad: Una de las partes permite u obliga a la otra estar en control de la relación (“No sé cómo te lo montas pero logras que sea yo siempre el que ceda”).
  • Pseudosimetría: Una parte permite u obliga a la otra a ser simétrica (“Te pongas, como te pongas, no me voy a enfadar”).
  • Escaladas simétrica , suele ocurrir que una fuerte competencia hace perder la estabilidad de la relación dando lugar a “escapadas” que llegar a ser violentas (verbal o físicamente).

Y la última tanda, la sexta entrega
Preguntas sobre las preguntas
También puede usted volverse reflexivo sobre todo el tema, volteando las preguntas hacia las preguntas mismas. Usando las preguntas formuladas en contra de uno mismo o quien estás confrontando.

  • ¿Cuál era el punto de formular esta pregunta?
  • ¿Por qué cree usted que formulé esa pregunta?
  • ¿Qué quiere decir eso?
  • ¿Cómo aplica ... en la vida diaria?

Quinta entrega

Preguntas para comprobar implicaciones y consecuencias
Los argumentos que se dan, a veces, pueden tener implicaciones lógicas que se pueden pronosticar o predecir.

  • ¿Hacen sentido? ¿Son deseables?
  • ¿Y entonces qué pasaría?
  • ¿Cuáles son las consecuencias de esa suposición o conjetura?
  • ¿Cómo puede ... usarse para ...?
  • ¿Cuáles son las implicaciones de ...?
  • ¿De qué manera ... afecta ...?
  • ¿En qué forma ... se conecta con lo que aprendimos antes?
  • ¿Por qué ... es importante?
  • ¿Qué está insinuando usted?
  • ¿Por qué es el mejor ...? ¿Por qué?
    ¿Qué generalizaciones puede usted hacer?

4- Preguntas sobre puntos de vista y perspectivas
La mayoría de los argumentos se dan desde una posición o punto de vista particular. Ataque entonces la posición para mostrar a los estudiantes que existen otros puntos de vista igualmente válidos.

  • ¿De qué otra manera se podría mirar o enfocar esto.... parece razonable?
  • ¿De qué otras maneras alternativas se puede mirar esto?
  • ¿Podría explicar por qué es esto necesario o beneficioso y a quién beneficia?
  • ¿Cuál es la diferencia entre... y ...?
  • ¿Cuáles son las fortalezas y debilidades de...?
  • ¿Cuál es la similitud entre ... y ...?
  • ¿Qué se podría decir sobre esto ...?
  • ¿Qué pasa si usted compara ... y ...?
  • ¿Qué contra argumentos se podrían usar para ...?

La tercera tanda para reflexionar
Preguntas que exploran razones y evidencia
Cuando los estudiantes dan a sus argumentos explicaciones razonadas, ayúdelos a profundizar en ese razonamiento en lugar de suponer que es algo que se da por sentado. Las personas con frecuencia utilizan apoyos que no han sido suficientemente pensados o soportes pobremente comprendidos para sus argumentos.

  • ¿Por qué está sucediendo esto?
  • ¿Cómo sabe usted esto?
  • ¿Puede mostrarme?
  • ¿Me puede dar un ejemplo de eso?
  • ¿Cuáles son las causas para que suceda....? ¿Por qué?
  • ¿Cuál es la naturaleza de esto?
  • ¿Son estas razones suficientemente buenas?
  • ¿Podría defenderse en un juicio?
  • ¿Cómo se podría refutar?
  • ¿Cómo podría yo estar seguro de lo que usted está diciendo?
  • ¿Por qué está pasando ...? ¿Por qué? (siga preguntando)
  • ¿Qué evidencia existe para apoyar lo que usted está diciendo?
  • ¿En qué autoridad o experto basa su argumento?

Preguntas para comprobar conjeturas o supuestos
Comprobar conjeturas en busca de la verdad, hace que los estudiantes piensen acerca  de presuposiciones y creencias no cuestionadas en las que están basando sus argumentos. Esto les sacude las bases en las que se están apoyando y con eso se pretende que hagan avances a terreno más sólido.

  • ¿Qué más podríamos asumir o suponer?
  • ¿Parece que usted está asumiendo que......?
  • ¿Cómo escogió esos supuestos?
  • ¿Por favor explique por qué o cómo?
  • ¿Cómo puede usted verificar o negar esa conjetura, ese supuesto?
  • ¿Qué pasaría si...?
  • ¿Usted está de acuerdo o en desacuerdo con....?

La segunda tanda de preguntas

A %d blogueros les gusta esto: