Ecomapa

En un Webminario reciente se me solicitó la explicación de lo que es un seminario. Para ello hemos creado un pequeño vídeo tutorial sobre la utilización del mismo. Se encuentra en la lista de «Pensamiento Sistémico» y os dejamos el enlace a continuación.

Breve explicación

Es la representación esquemática del entorno ecológico del cliente, de la familia, de una institución, etc.

Emplea una grafía que puede ser propia de la persona que la realiza (en el vídeo explicativo es la que utilizo personalmente)

Permite

  • Identificar en forma rápida las interrelaciones del paciente identificado, familia institución, … con el ambiente y el contexto sociocultural en el que se desenvuelve, es decir, da información sobre la red  de recursos.
    • O al menos nos permite descubrir la red en la que puede estar inmerso
  • Identificar en forma rápida y sencilla los recursos extrafamiliares o individuales que pueden ser de utilidad en casos de situaciones conflictivas o de crisis.
  • Detectar también las carencias más importantes a nivel familiar, con el objeto de fortalecerlas.
  • Sospechar de otras dificultades y problemas
  • Ubicar aquellas personas o familias socialmente aisladas por migración reciente u otros motivos.

Ver el vídeo:

Buen Trabajo

Ladran, luego cabalgamos

Como hobbie me gusta descubrir el origen de las cosas, en este caso me intrigó siempre la expresión que se atribuye a Sancho, en el Quijote, «ladran, luego cabalgamos». Me puse a buscar hace un tiempo por ver si de verdad era de nuestro más famoso «manco». Y lo mismo que la frase atribuida a Concepción Arenal (1) descubro que no es de su autoría, pero si que en varios sitos aparace como autor Goethe y su poema «“Ladrador” (Kläffer) de 1808 en el que Goethe hace emerger la frase “Ladran, señal de que cabalgamos” por primera vez.  La traducción, elaborada por el bibliotecario Roberto Gómez Junco, Jr, dice así:» (2)

Cabalgamos en todas direcciones
en pos de alegrías y de trabajo;
pero siempre ladran cuando
ya hemos pasado.

Y ladran y ladran a destajo.

Quisieran los perros de la cuadra
acompañarnos donde vayamos,
mas la estridencia de sus ladridos
sólo demuestra que cabalgamos”.

Viene a cuento esta entrada por los diversos comentarios que voy recibiendo en estos días de encierro por la pandemia del coronovirus a algunas de las cuestiones que cito o retuiteo. 

Como dije en su momento yo no voy a bloquear a nadie salvo que su actitud sea la de un «fanático» y proclame cualquier cosa que sea delictuosa, ya que como dice mi amigo Mario, el anarquista:

La «política» es la negación de lo político; la política está al servicio de alguna forma de élite, que afirma conocer mejor que los demás como deben manejarse los asuntos públicos. La participación en los debates políticos lo único que puede conseguir es reducir el daño causado, dado que la política es contraria a la idea de que la gente administre sus propios asuntos. 

Él si me dice de donde saca esto (3), «amor a la verdad» que dice…

Por eso en tiempos de crisis si «ladran, cabalgamos».

Y el que quiera entender que entienda…

#venceremosnos

(1) «Odia al delito y compadécete del delincuente». Si sigues el enlace encontrarás una reflexión sobre el tema.

(2) En mi cuaderno de notas dice que la ví en el año 2014, no tengo el enlace, pero para la realización de esta entrada la volví a ver el 31/03/2020 en:

https://blogs.ua.es/bibliotecauniversitaria/2013/01/15/ladran-luego-cabalgamos/

(3) GRAEBER, D. (2013): Fragmentos de antropología anarquista y otros textos. Proyecto Doble AA, México, Distrito Federal. pp. 28-29
Existe una segunda versión que puede ser descargable: https://edicioneslasocial.files.wordpress.com/2015/11/faayot-graeber-la-social-2015-libro-para-imprimir.pdf, visto el 16/5/2016. De este poseo un ejemplar» en mi biblioteca personal.

Despejar la mente

Suelo recibir cadenas de «pensamientos positivos», «autoayuda», etc. Depende del día las miro y otras veces las dejo pasar, la que me ha llegado hoy me parece justo compartirla porque puede ayudar a cambiar el foco que tenemos en nosotros mismos. Cómo dice la cadena podemos rediccionar nuestra mente:

  1. ¿Es peor fracasar o no intentarlo nunca?
  2. Si pudieras cambiar una cosa del mundo, ¿qué sería?
  3. ¿Realmente crees que tu trabajo es una vocación, o simplemente te estás conformando?
  4. Si pudieras ofrecer un consejo a un niño, sabiendo que lo va a seguir, ¿cuál sería?
  5. ¿Qué te impide hacer la única cosa que realmente quieres hacer?
  6. Si tuvieras que mudarte a otro país además del que vives actualmente, ¿adónde irías y por qué?
  7. ¿Has sido el tipo de amigo que querrías como amigo?
  8. ¿Por qué estás más agradecido?
  9. ¿Tiendes a basar tus opiniones en cómo te sientes o cómo piensas?
  10. ¿Prefieres hacer un trabajo que te guste o un trabajo que te proporcione un buen ingreso?
  11. ¿Cómo tratas de hacer que cada día cuente?
  12. ¿Cuál es la diferencia entre sentirse verdaderamente vivo y sólo vivir?
  13. ¿Cómo cambiaría tu vida si fueras rico además de poder adquirir un montón de posesiones?
  14. ¿Cuándo fue la última vez que te concentraste en tu respiración?
  15. Cuando tienes tiempo a solas, ¿qué haces? ¿
  16. ¿Qué acciones has tomado en una causa que es importante para ti?
  17. ¿A quién amas realmente en tu vida? ¿Cómo ha demostrado esto recientemente?
  18. Cuando cometes un error, ¿cómo te tratas?
  19. ¿Qué estás haciendo para entenderte mejor a ti mismo y tu lugar en el mundo?
  20. Cuando vives tu vida, ¿tú tomas realmente las decisiones o alguien más las toma por ti?

Tómate un tiempo y descansa

Tercer axioma de la comunicación

Llegamos al ecuador de la explicación de los axiomas que hemos iniciado hace semanas. Hoy nos toca el tercero: la puntuación de la secuencia de hechos.

La naturaleza de una relación se establece en función de la puntuación o gradación que los participantes hagan de las secuencias comunicacionales.

Consiste en la interpretación de los mensajes intercambiados y cómo influyen en la relación comunicativa que se establece. En muchas ocasiones se considera que una respuesta es consecuencia o efecto de una información anterior cuando el proceso comunicativo forma parte de un sistema de retroalimentación.

Un ejemplo clásico se puede ver en una relación de pareja en la que una de las personas (A) regaña a la otra (B) y como consecuencia, (B) se retrae. Debido a esta actitud, (A) vuelve a regañar a (B). Esta situación es recíproca y reiterativa y puede servir como ejemplo explicativo del tercer axioma.

Esta semana he tenido un ejemplo de este axioma:

Asun (1) es una madre separada con dos hijas adolescentes de 17 y 15 años. María, es la mayor y tiene “un lío con la bebida” desde hace unos tres años. Cada dos o tres fines de semana cuando sale con sus amigos se emborracha. La madre se ha enterado hace poco porque en un espacio de tiempo corto, la han llamado tres veces de uno de los hospitales de Zaragoza, a dónde la acaba llevando “su amigo con derecho a roce”, tal como ella lo ha definido.

En la consulta tratamos de hacer una aproximación a la situación de María. Nos encontrábamos la familia nuclear y yo. Ante una pregunta mía María dice que bebe porque su madre no la quiere, que quiere más a su hermana pequeña, y que siempre la está controlando. La respuesta de Asún sin dejarla terminar, y subiendo la voz por encima de ella: ¡Te controlo porque vienes siempre borracha!

¡Grito de María!: ¡Lo ves si es que tengo que beber para no pensar!.

¿Os imagináis lo que aconteció a continuación, no?

Recordad: al puntuar la secuencia de hechos, podremos establecer el modo en que, los miembros de un sistema, organizan los hechos de la conducta de comunicación . Y no sólo eso, si no al comprender esta estructura, podremos interpretar el modo en que los mensajes emocionales de cada interlocutor se han auto-regulado para adaptarse mutuamente conformando su propia relación.

(1) Los nombres han sido inventados

Buen trabajo

El arte de hablar sin decir nada I

Cómo ya comenté la semana pasada, los domingo voy a utilizarlos para escribir algo sobre lo que día a día voy trabajando. Comencé con el arte de hacer preguntas, y hoy voy a comenzar con el arte de hablar sin decir nada. Arte difícil y complicado que algunos llevan hasta las cumbres más elevadas. No, no me estoy refiriendo a los políticos, que también.

Este comentario va dedicado a aquellos que quieren hablar mucho sin decir nada, TODO esta sacado de una charla de competencias y un solo individuo hablando en 30 minutos (que fue el tiempo que puse atención). Tengo que decir que «esta joya» está en mi disco duro desde hace años, cuando yo explicaba la asignatura Comunicación Social (poseo otra que pondré en próximos días).

Reglas para hablar mucho sin decir nada:

  • Abuse de los sinónimos Ej.: «Este concepto es anticuado, antiguo, pasado, arcaico…» , unos detrás de otros, como si significaran cosas diferentes.
  • Mientras dice los sinónimos o adjetivos, enumere con los dedos, esto le ayuda a gasta mas tiempo por palabra.
  • Diga cosas que no sean concretas Ej. «A veces si, a veces no», «Todo depende».
  • De muchos ejemplos triviales e inútiles Ej. «Todos caminan, el perro camina, el gato camina, la vaca camina, la comadreja camina, el avestruz camina, nosotros caminamos, tu caminas…»
  • Utilice palabras de uso «no común» para asombrar a los ignorantes, «Idiosincrasia», «Coyuntura», «Paradigma», «Mefistofélico». (O palabras en desuso que también las hay)
  • Agrupe muchos adjetivos en una innecesaria lista de detalles Ej. «un gato negro, veloz, ágil, sofisticado, tímido y acongojado»
  • Volver los sustantivos verbos o lo verbos sustantivos o adjetivos verbos, en general, volver nada la estructura del idioma, como dijo el sujeto objeto del estudio: «un verbo sustantivado». Ej.: «perrear», «translucirse», …
  • Cambiar el fin de las cosas Ej. «ovarios masculinos», «correr lento», «EL ELEMENTO COMO UN TODO».
  • Repetir preguntas básicas y sin sentido para hacerse el profundo ¿El Qué?, ¿Cómo? y ¿Dónde? Del caldo gallego», «el ¿cómo? ¿porqué de la cumbre del clima?».
  • Abusar de frases como «Básicamente», «Sin lugar a dudas» «Zapatero a sus zapatos», «Eso es como todo».
  • Mostrar diapositivas con diagramas INMENSOS llenos de flechas para todos lados, colores horrorosos, tipografías difíciles de leer, donde no se distingue nada y tratar de explicarlo con un apuntador laser.
  • Usar siglas para todo Ej. Y.R = «Yo respondo», EMDLMS= «Estoy mamado de las malditas siglas».
  • Invite al publico a hablar «Hablen», «Opinen», «Quiero oír sus voces», pero como no se ha dicho nada, ¿de que va a opinar uno?.

Por cierto que hablando con uno de los organizadores del taller, que tenía un subtitulo que hablaba de competencias en la comunicación, m enteré que el tal sujeto se había llevado 1.000 € por dos horas y media… Y lo malo que algo de lo que dijo yo ya lo había leido y/o visto en internet

¡¡Buen trabajo!!

Sobre la escuela

Tengo la suerte de poder contar con amigos en casi todos los sitios y con condiciones y pensamientos no solo diferentes, si no en muchos casos contarios. Diría más, en algunos casos extremadamente contrarios.

Pero ello me lleva reflexionar sobre las conversaciones que tenemos. Recientemente discutíamos tres viejos colegas sobre el tema de la desmotivación de los adolescentes, sobre todo con las dificultades que algunos se encuentran para, simplemente, salir de casa.

Entre las cuestiones que abordabamos solté una de «mis perlas»: pienso que en estos momentos la institución escolar cumple una función, entre otras, de estabulación de nuestros adolescentes.

Así, sin anestesia, a lo bruto, daba varios criterios y ejemplos. Hoy sin quererlo me he encontrado leyendo un viejo libro: Psicología Social de la Educacion de David W. Johnson de la Editorial Kapelusz, del año 1972. Me cayó del montón de libros que estoy trasladando y al recogerlo se me ocurrió hojearlo. En su págima 27 dice:

La escuela constituye un tipo especial de ente social organizado. Una organización social es un tipo de sistema social. Un sistema es un complejo de elementos en interacción mutua (Griffiths, 1965). Límites bien definidos separan el sistema de su medio, que esto aquello que se encuentra fuera del sistema.

(El subrayado es mío)

Vaya, exclamé. Si ya sé que me diréis que la escuela es un sistema abierto y que todo sistema abierto implica un flujo de energía que entra en el sistema y lo abandona, volviendo al medio. Y que dentro del sistema esa energía se transforma. Ya, lo acepto. Pero permitirme recordar que existen dos clases de entradas de energía en el sistema: una que transforma y otra que es transforamada (aquí habría que recordar a nuestro añorado Paulo Freire).

Bien, después de esto mi pregunta sigue siendo ¿qué «demonios» está pasando para que cada vez nos encontremos con alumnos, y algunos muy brillantes, acaben en tal desmotivación que dejen de asistir al centro educativo?

No me valen las respuestas simplistas: «no tienen fe en el futuro, porque vivirán peor que nosotros», «que lo tienen todo», «que estan enganchados a las maquinetas», «que la educación en tanto «dadora de titulos» ya no es instrumento de movilidad social», etc. Siempre ha habido una amplia variabilidad de conductas de los integrantes del «sistema educativo», dentro que tengamos en cuenta que para que ese sistema funcione, «con cierta eficacia», los «objetivos y la conducta de sus miembros tienen que ser relativamente estables».

Y creo, esto solo es un creo, que en estos momentos, en determinados «ambientes y lugares» de ese sistema social, lo que está primando es la «estabilidad de las conductas», es decir la estabulación.

La técnica del sándwich

Esta técnica está tomada de un libro de Elia Roca titulado Cómo mejorar tus habilidades sociales.

Es una técnica bastante eficaz para solicitar un cambio de conducta:

A la hora de pedir un cambio de conducta, se puede optar por el elogio o por la crítica. En este artículo me centraré exclusivamente en el elogio o refuerzo positivo para tratar que la persona que tienes delante acepte un cambio de conducta sugerido por ti.

La técnica

Los tres pasos de la técnica del sándwich.

La técnica del sándwich consiste en palabras de Elia Roca en:

  • «Utilizar el elogio sincero o la expresión de sentimientos positivos, antes y después de expresar algo que pueda molestar al interlocutor

La técnica del sándwich se fundamenta en el poder que tiene el elogio, y la forma de expresar un sentimiento positivo para hacer que la otra persona no sólo se sienta bien tras la petición, sino que experimente una predisposición favorable al cambio.

Ejemplos:

  • Sabes que te quiero mucho.
  • Sabes lo mucho que significas para mí.
  • Sabes lo importante que eres para mí.
  • Sabes bien lo mucho que te aprecio.
  • Conoces de sobra lo importante que eres para mí.

Petición de cambio de conducta. La petición de cambio de conducta debe constar de tres partes:

1ª Parte de la petición. Se dejan pasar unos segundos tras el elogio y, entonces, se inicia la petición con la conjunción PERO. Tras el PERO, viene la notificación de tu problema o malestar. Es importante que la petición sea breve, sincera y concisa.

2ª Parte de la petición. Tras la notificación del malestar, introduces el adverbio CUANDO y desarrollas el porqué de dicho malestar.

3ª Parte de la petición. Ahora es el momento de pedir el cambio. Para ello puedes empezar con fórmulas como: «Te pediría que…«, «Me gustaría que…«

Ejemplo:

  • PERO hay un problema que debes saber: CUANDO hablas en público sobre nuestras desavenencias, me siento mal. (PAUSA BREVE) Te agradecería que, en adelante, nuestros desencuentros queden entre tú y yo.

Expresión de sentimiento positivo. La petición de cambio de conducta finaliza transmitiendo al interlocutor un agradecimiento introducido por la conjunción AUNQUE.

Ejemplo:

  • AUNQUE te agradeceré que me sigas diciendo lo que piensas de mí, porque me importas y porque me importa tu opinión acerca de mí.

¿Cuál es la ventaja de la técnica del sándwich?

La gran ventaja de usar la técnica del sándwich es que, si se utiliza de manera correcta, se evita que el interlocutor se enfade, se ofenda o se moleste por la petición que se le ha formulado. Además, aumenta la posibilidad de que el cambio de conducta se haga efectivo.

Una reflexión previa

Antes de realizar la técnica, creo que es importante que, para llevar a cabo una petición que favorezca un cambio de conducta, tengas en cuentas estos aspectos:

  • Exprésate de forma clara y perfectamente audible.
  • Asegúrate de que el otro ha entendido tu petición y las razones que tienes para pedirle un cambio de conducta.
  • Procura ser breve y conciso.
  • Busca un momento y un lugar propicios para la petición de cambio.
  • Evita que el otro te malinterprete.
  • Evita las críticas, amenazas o acusaciones.
  • Evita un tono demasiado espontáneo. Lo que quieres transmitir es algo delicado.
  • Haz ver al otro que no es la única persona que comete equivocaciones, es decir, hazle ver que todos nos equivocamos alguna vez.

Cuatro pensamientos al levantarnos

Una de las cosas que más agradeces como psicoterapeuta es cuando al cabo de un tiempo te encuentras con alguna persona, o familia, a la que has acompañado y te cuenta que les va «mejor» en la vida.

Y de pronto te dicen: «me ha venido muy bien aquella … en la que tu decias …» Suelo poner cara de poker y les pregunto por aquella reunión, charla, «barrila», etc. y el qué les decía.

En estos dos últimas semanas me he encontrado con en esta situación e invariablemente me devolvieron situaciones en las que yo hablo de «pequeños cambios como bolas de nieve».

Habitualmente suelo comenzar esa intervención recordándoles unos dibujos animados en los que alguien tira una bola por una ladera con nieve y esta va háciendose cada vez mayor y llevándose lo que sea por delante. Luego comento lo que quiero que hagan en algunos casos les digo:

Todas las mañanas después de levantarte de un «salto» de la cama (no vale volverse a echar en ella una vez despiertos), te vas al baño, si puedes te duchas y si no te lavas bien, te vistes para iniciar el día, etc. y antes de desayunar vas a intentar pensar en lo siguiente:

  1. ¿Qué es lo realmente importante?
    1. ¿Qué es lo realmente importante que te hace ir al cole?, ¿O volver al cole?
    2. ¿O hacer deporte?
    3. ¿O conseguir esa amiga/o?
    4. ¿….?
  2. ¿Cómo voy a hacerlo? Tener un plan, programar un plan, pensar un plan… Trazarte un objetivo: pequeño y concreto
  3. ¿Quién o quiénes están involucrados? Es decir que personas te pueden ayudar o te la pueden «fastidiar». Siempre hay personas que te pueden echar una mano y/o ponerte zancadillas… ¿Qué puedes controlar tu en esa historia? ¿Qué cosas están en manos de otros?
    1. Cuando estoy con la familia (padres, tutores, etc.) y con el menor suelo hablar de listas de tareas: la lista de los padres, la lista de los hijos.
      1. Ejem: si un adolescente no quiere ir al cole les digo que en la lista de tareas de ellos está el ir al cole y si no van dar ellos la cara con los profesores. En la lista de tareas de los padres/tutores es facilitarles que se levanten a una hora (pero el despertador y el levantarse es función de ellos)
  4. Plan B, plan C ¿Qué pasa si ocurre, o no ocurre …?
    1. Quiero levantarme a tal hora ¿Qué pasa si no me suena el despertador? Mi madre, mi padre, etc. no me van a llamar para levantarme, ¿qué me ocurrirá? ¿qué tengo que hacer?. Pensar en las consecuencias.

 

Sobre las preguntas en la práctica sistémica

En el grupo de trabajo del curso de pedagogía sistémica hemos estado hablando de cómo clarificar los diversos encargos o demandas que se nos ofrecen. Una vez que hemos puesto encima algunas cuestiones me piden que escriba algo sobre lo que habíamos hablado y trabajado.

Aprovecho que estamos potenciando el blog para trasladar las respuestas que se me han hecho. Parto de lo que escriba a continuación puede ser modificado a lo largo del tiempo y no es original del todo, puesto que es parte de mi práctica habitual pero tiene mucho de haber copiado aquellas prácticas que me ha parecido oportunas y que daban resultados, tanto a compañeros actuales y pasado, como material de estudio, de muchos autores de enfoque sistémico.

Para aclarar la demanda o el encargo que me solicitan puedo plantearme las siguientes preguntas.

  1. ¿Quién me hace el encargo?
    1. ¿Realmente es la persona que tengo enfrente quién me está pidiendo algo? ¿Es la clienta o es la que me va a pagar por mis servicios? ¿o tiene otro rol?
    2. ¿Qué tendríamos que hacer la persona y yo para dejar satisfecho a quién o quiénes hayan hecho el encargo?
  2. ¿De verdad lo quieren de mi? ¿o lo quieren de otro compañero del centro? ¿o del centro en general? o ¿realmente a quién están interpelando?
  3. ¿Este es el momento del encargo?
    1. ¿Desde cuándo lo quieren?
    2. ¿Ya se lo han encargado a otro u otros?
    3. ¿Soy el único encargado o estamos varios profesionales repartidos?
  4. ¿Hasta cuando lo quiere?
    1. ¿Para ayer?, ¿Ya es demasiado tarde?
    2. ¿Para jutificar cualquier comportamiento posterior o anterior?
    3. … Nos lleva a la siguiente cuestión
  5. ¿Cuántas sesiones quiere? ¿sesiones de terapia? ¿de orientación? ¿de …?
    1. Es ¿cuánto quiere?
    2. Y también ¿cuántas propuestas (objetivas o subjetivas) quiere? (1)
  6. ¿Para qué lo quiere? He aquí el meollo de la demanda o encargo
    1. ¿Cuál es la finalidad?
    2. ¿Qué habría que hacer en función de esa finalidad? (2)
  7. ¿Contra quién?
    1. Nos hacen el encargo ¿en contra de quién o de quiénes?. ¿Existen coaliciones que tienen que ver con el encargo?
    2. Y sobre todo ¿estan de acuerdo o no con el servicio deseado? (o los servicios). No ya tanto con la demanda, sino con el servicio en sí mismo.

Espero que esto os ayude a clarificar lo comentado hoy en la sesión

(1) Os recuerdo lo que he comentado varias veces: escribir la demanda que os solicitan pero lo más concreta y operativa que podaís…

(2) La herramienta del «milagro» puede sernos útil.

PD

Queda por redactar algo sobre el contexto de derivación, que también lo haré por aquí.

Blanco2largo_direccion