Sentidiño

Aquellos que me conocen saben que soy de nacimiento gallego y de derecho foral aragonés, ¡tantos años a la orilla del Ebro!. Hago esta primera declaración por el título del artículo semanal.

Hoy voy a dejar de lado la serie que he venido realizando sobre como se puede manipular sutilmente con el lenguaje. Voy a dar rienda suelta a alguno de “mis temas”.

Este, de hoy, tiene que ver con algunas noticias que están apareciendo sobre contagios del COVID-19 entre jóvenes de distintos puntos de nuestra geografía. Y viene al pelo con una situación protagonizada por mí ayer por la tarde.

Tengo mi despacho profesional en una de las zonas de Zaragoza donde aparcar se convierte en una excursión de caza, de caza del sitio para poder ponerlo en una zona azul o en una de color naranja, que así tenemos dividido nuestro suelo en esta bendita ciudad. Pues cuando no tienes aparcamiento en la tienes que acabar en alguno de los parkings, caros por lo general, que pueblan el centro urbano.

Uno de ellos está cerca de uno de las plazas donde “acampan y patrullan” nuestros adolescentes. En el día de ayer para llegar a donde tenía aparcado el coche tuve que cruzar dicha plaza. La aglomeración de jóvenes y adolescentes, todos sin mascarillas, y algunos sentados encima de otros, era como si la normalidad se hubiese instaurado ya. Parecía que no había pasado nada.

Después de un par de empujes, por las dinámicas de relación y juegos que estaban llevando, llegó un momento no podía pasar porque habían formado una especie de muralla entre dos bancos bastante separados.

Pienso que con amabilidad les pedí por favor paso, yo iba con mi mascarilla, y escuché el comentario de “este viejo va con mascarilla” y risitas. Efectivamente ya tengo mi edad y peino canas.

Pero como no puedo sacudirme el rol de educador se me ocurrió volverme hacia el lugar de donde había partido la voz y decir:

  • “Deberíais tener un poco sentidiño”.
  • Respuesta de una adolescente de no más de dieciséis años: “Yo siento mucho”
  • “No, lo que os digo es que tengáis un poco de sentido (llevándome un dedo a la frente), ¿entiendes?”
  • «Me estas llamando loca, porque allí esta mi madre y es abogada.»
  • La miro, me sonrío y le digo «pues nos veremos en los tribunales.»

Entonces una amiga, o lo que fuera, le dice: «oye que el señor tiene razón que nos pueden poner una multa por no llevar mascarilla.»

  • “No jodas, tia”, respuesta de mi interlocutora.

Se vuelve para mi y le digo: “pues eso, sentidiño”

Me habían abierto camino y yo seguí para buscar mi coche. Antes de coger el ascensor de bajada miré hacia donde estaban y algunos, pocos, se habían puesto la mascarilla.

No, el COVID-19 no está vencido y el futuro no es muy halagüeño. Pues eso, sentidiño. Esto no está terminado, aunque haya cantos de sirena de cierta normalidad

#VenceremosNos

No digas todo lo que sabes …

Muchas veces nos introducimos en una confrontación de la que no podemos salir. Se crea un bucle en el que se produce una escalada en el conflicto, al mismo tiempo que parece que los discursos de cada uno van en paralelo.

Esto ha ocurrido hoy en una sesión, mientras yo intentaba hacer una lectura de la situación para intentar desbloquearla, la adolescente seguía en su visión de la situación, así que se me ocurrió leerle este proverbio árabe:

No digas todo lo que sabes,
no hagas todo lo que puedes,
no creas todo lo que oyes,
no gastes todo lo que tienes,
porque…
el que dice todo lo que sabe,
el que hace todo lo que puede,
el que cree todo lo que oye,
el que gasta todo lo que tiene,
muchas veces….
dice lo que no conviene,
hace lo que no debe,
juzga lo que no ve
y gasta lo que no puede

Respuesta: «Es lo que te decía yo«, ojiplático me he quedado.

Pero hemos podido reconducir el tema…

Cuatro pensamientos al levantarnos

Una de las cosas que más agradeces como psicoterapeuta es cuando al cabo de un tiempo te encuentras con alguna persona, o familia, a la que has acompañado y te cuenta que les va «mejor» en la vida.

Y de pronto te dicen: «me ha venido muy bien aquella … en la que tu decias …» Suelo poner cara de poker y les pregunto por aquella reunión, charla, «barrila», etc. y el qué les decía.

En estos dos últimas semanas me he encontrado con en esta situación e invariablemente me devolvieron situaciones en las que yo hablo de «pequeños cambios como bolas de nieve».

Habitualmente suelo comenzar esa intervención recordándoles unos dibujos animados en los que alguien tira una bola por una ladera con nieve y esta va háciendose cada vez mayor y llevándose lo que sea por delante. Luego comento lo que quiero que hagan en algunos casos les digo:

Todas las mañanas después de levantarte de un «salto» de la cama (no vale volverse a echar en ella una vez despiertos), te vas al baño, si puedes te duchas y si no te lavas bien, te vistes para iniciar el día, etc. y antes de desayunar vas a intentar pensar en lo siguiente:

  1. ¿Qué es lo realmente importante?
    1. ¿Qué es lo realmente importante que te hace ir al cole?, ¿O volver al cole?
    2. ¿O hacer deporte?
    3. ¿O conseguir esa amiga/o?
    4. ¿….?
  2. ¿Cómo voy a hacerlo? Tener un plan, programar un plan, pensar un plan… Trazarte un objetivo: pequeño y concreto
  3. ¿Quién o quiénes están involucrados? Es decir que personas te pueden ayudar o te la pueden «fastidiar». Siempre hay personas que te pueden echar una mano y/o ponerte zancadillas… ¿Qué puedes controlar tu en esa historia? ¿Qué cosas están en manos de otros?
    1. Cuando estoy con la familia (padres, tutores, etc.) y con el menor suelo hablar de listas de tareas: la lista de los padres, la lista de los hijos.
      1. Ejem: si un adolescente no quiere ir al cole les digo que en la lista de tareas de ellos está el ir al cole y si no van dar ellos la cara con los profesores. En la lista de tareas de los padres/tutores es facilitarles que se levanten a una hora (pero el despertador y el levantarse es función de ellos)
  4. Plan B, plan C ¿Qué pasa si ocurre, o no ocurre …?
    1. Quiero levantarme a tal hora ¿Qué pasa si no me suena el despertador? Mi madre, mi padre, etc. no me van a llamar para levantarme, ¿qué me ocurrirá? ¿qué tengo que hacer?. Pensar en las consecuencias.

 

Cooperadores necesarios

A veces, algunos alumnos me preguntan sobre qué preguntarse para poder analizar bien un conflicto. Suelo plantearles un árbol de decisiones que comienzan con la pregunta ¿esto que estoy viendo, escuchando, … es un conflicto?. A veces como broma les digo: “si dentro de dos meses esto sigue sucediendo, si es un conflicto?.

Dejando de lado la broma, pasamos a preguntarnos, si hemos resuelto que es un conflicto, quiénes son los implicados en el conflicto. Curiosamente cuando hablan de las partes en conflicto se suelen olvidar de las personas que indirectamente están involucradas o pueden ser parte de la solución, y ponen el acento en las personas que “aparentemente” están en la situación de conflicto.

A estas personas me refiero con cooperadores necesarios para el mantenimiento o para la gestión y/o resolución del conflicto.

El grupo de personas que pueden hacer que el conflicto se encuentre en estado latente o que siga eternizándose es lo que algunos compañeros denominan “espectadores”. Pero a mí ese término no me acaba de gustar como definición del grupo, fundamentalmente porque les hace “pasivos”, cuando en realidad son activos, en tanto y cuanto no se posicionan en una actitud responsable ante el “victimario”, “la victima” o la situación en sí misma. Son los cooperadores necesarios incluso cuando callan, o intentan hacer callar, ante cualquier tipo de confronto por parte de los adultos.

A veces son también los adultos los cooperadores necesarios porque no se implican, porque “no entran dentro de sus funciones” o intentan minimizar el hecho (o los hechos), cuando no encubrirlo.

Ser educador es también ser acompañante. Eso implica que hay que “estar presente”, esta acción nos compromete porque entonces aceptamos, entre otras cosas, ser modelos, con toda la responsabilidad que eso conlleva.

Los adolescentes con los que trabajo se llegan a quejar porque la función de guia de sus padres y profesores no la han asumido. Ellos son conscientes que están en un ciclo vital en el que tienen que probar, y entre las pruebas está la de «tentar a la autoridad». «saltarla», pero necesitan que alguién les diga…

Una compañera se reía recientemente de una conversación que mantenía con uno de ellos: él me planteaba que iba a venir de «empalmada» (se iba a una macrofiesta), le pegué un grito y le dije que «me importa un h…, pero tu a tal hora y tal día aquí». La compañera, que conoce la historia de este chico y su familia, afirmó que tenía claro que vendría (¡vino!), «Tio, es que te pusiste»… «Tu de verdad no te callas, …» Había sido victima de una situación de bullying y siempre prueba a los adultos…

Somos cooperadores necesarios para ayudar a solucionar las situaciones de conflicto

Custodia compartida desde la visión sistémica

Llevo trabajando con familias con situaciones de crisis desde finales del año 1978. En el año 80 entré en contacto con la terapia sistémica que me dio, y me sigue dando, soporte al trabajo que realizo con ellas. Por lo tanto mi experiencia solo se tiene esos alcances.

Entiendo a la familia como un sistema. El sistema familiar se compone de un conjunto de personas, relacionadas entre sí, que forman una unidad frente al medio externo, manteniendo algunos patrones comunicacionales que les son propios, y otros comunes al resto de sistemas con los que realiza una serie de intercambios.

Sobre quién pertenece, o no, al sistema familiar se establecen unas líneas de demarcación que son los límites del sistema, ayudando a mantener el intercambio comunicacional y relacional anteriormente reflejado. Estos límites también permiten una individualización del sistema frente al medio, generando otro tipo de redes: apoyos, afecto, etc.

Estos límites son extrínsecos, como acabamos de anunciar, e intrínsecos, dentro del interior del sistema permite la aparición de subsistemas dentro del sistema, lo que permite separar y relacionar los distintos individuos agrupados.

Los sistemas tienen propiedades, que no voy a enunciar todas, sino aquellas que me interesan para esta pequeña exposición:

Totalidad: No podemos entender la conducta del sistema como la suma de conductas de sus miembros, es algo cualitativamente distinto puesto que incluye, además, las relaciones existentes entre ellos. Esto hace que los psicoterapeutas de formación sistémica solicitemos información sobre las interacciones que se establecen dentro y fuera del sistema, de todos y cada uno de los miembros.

Causalidad circular: entendemos las relaciones familiares como recíprocas, pautadas y repetitivas, esto nos hace entender la noción de secuencias de conducta. Si simplificamos esto podemos decir que observando la respuesta de A a la conducta de B, veremos que B es el estimulo de la conducta de A, que a su vez (B) actuará en función de dicha conducta. Esto nos ayuda a trabajar sobre el qué, el dónde y el cuándo ocurre algo en vez de centrarnos tanto en el porqué.

Regla de relación: En los sistemas hay que definir, como necesidad perentoria, la relación entre sus componentes, “ya que posiblemente el factor más trascendente de la vida humana sea la manera en que las personas encuadran la conducta al comunicarse entre sí”.

Ordenación jerárquica: En toda organización alguien llegó el primero y por otro lado hay ciertas personas que tienen o poseen más poder y responsabilidad que otras para determinar que es lo que se va a hacer. Estamos hablando de la jerarquía, pero no solo de dominio sobre otros, de responsabilidades, estamos hablando también de ayuda, protección, cuidado, consuelo, etc.

Teleología: Es la capacidad del sistema familiar a adaptarse a las diferentes circunstancias y exigencias de los diversos estadios de desarrollo (ciclo vital) por los que atraviesa. Asegurando por un lado la continuidad y por el otro el crecimiento psicosocial de sus miembros, incluida la individuación de sus miembros más jóvenes. Esto es importante porque nos hace ver como la familia mantiene su unidad, identidad y equilibrio frente a otros sistemas y al medio; ayundándonos a entender como el cambio en uno de los miembros de la familia se relaciona con el cambio en otro (“un cambio en una parte del sistema es seguido por otro cambio compensatorio en otras partes del mismo que restaura el equilibrio”).

Antes he expresado entre paréntesis un concepto: ciclo vital, “entendemos por ciclo vital de la familia el proceso de evolución esperable en una familia. “En primer lugar el concepto de proceso proporciona una descripción general de los retos y problemas típicos de una fase, al tiempo que el de evolución permite encuadrar la situación de la familia dentro de su propio marco evolutivo, facilitando poder tener una visión actual y futura de cuanto puede suceder en el crecimiento de la familia entendida como un sistema vivo que crece, avanza, retrocede, se estanca y hasta puede paralizarse manera alarmante”.

Y cuando hablamos de ciclos vitales familiares de aquellos ciclos en los que existe una crisis no normativa de la pareja (es importante quedarse con lo de la pareja, porque volveré sobre el tema). Siguiendo al profesor Rios González nos encontramos con que en la separación o el divorcio, vamos a transitar por una serie de pasos:

  1. Período de litigio: Parejas en crisis de cohesión y estabilidad: guerra civil marital.

  2. Período de tregua no agresiva: Pre-disolución: «divorcio emocional» o «divorcio bloqueado».

  3. Período de latencia: tregua como toma de conciencia sobre lo irreversible.

  4. Período de deliberación: pros y contras de una «muerte anunciada»: ¿necesitamos terapia de pareja o necesitamos mediación?

  5. La pareja al consumar la decisión: percepción y decisión: ¿un nuevo fallo en la motivación?

  6. Qué motivar en la terapia: saber por qué se sigue juntos o por qué hay que separarse.

  7. La pareja durante el proceso de disolución: el «divorcio en marcha»: pasos, trámites y negociación: ¿buenos modos o aplicación fría y polémica de la ley?.

  8. La pareja que se separa y los rituales de tránsito.

  9. La elaboración del duelo en la separación y el divorcio.

  10. La pareja en la post-separación o divorcio:

    1. «Padre y madre hasta que la madurez de los hijos nos separe» o el itinerario hacia el destete coparental.

    2. Familia transitoriamente convivencial y monoparental.

    3. Hacia una Declaración de los Derechos del Hijo del Divorcio.

  11. Caminando hacia un reequilibrio afectivo.

Esto es la teoría, en la práctica, si existen estos pasos en algunos sistemas familiares y se quedan enmarañados en otros, especialmente a partir del cuarto paso. La dificultad del trabajo en terapia es hacerles llegar hasta el punto 10.1 “Padre y madre hasta que la ….”.

Es complicado, en muchas ocasiones, hacerles entender las siguientes cuestiones:

  1. No es lo mismo el subsistema conyugal (ellos dos como individuos y como pareja) que el subsistema parental (ellos dos como padre y madre, poniendo en danza sus competencias parentales).

  2. Los padres, como tales, son legalmente responsables de cuidar a sus hijos, por lo que subsistema parental ocupan una posición “superior” al subsistema familiar. Por lo tanto son ellos los que marcan el camino, tanto para los rituales de tránsito para la ruptura de la familia, sin olvidar que son padres hasta su propia muerte, incluso cuando las hijas y los hijos deciden una separación a “la francesa”.

  3. Que los duelos por la perdida, sentimiento de culpa, o de ser rechazado, o abandonado, etc. son de cada uno de los individuos, y que la perdida es para todos los integrantes del sistema, con una intensidad más o menos importante. En mis años de práctica creo que existe un vacío a la hora de abordar instrumentos que faciliten la utilización de rituales que permitan un manejo más o menos adecuado de rituales de separación.

Aunque lo expuesto hasta ahora tenga que ver con la práctica psicoterapéutica, si que he ido deslizando algunas cuestiones sobre el tema de la custodia compartida.

  1. La situación que se daba en Aragón en cuanto a la custodia compartida (a nivel genérico), entendida desde los presupuestos sitémicos anteriormente expuestos, nos permitian una clarificación, y por lo tanto una mejora, sobre las tareas de parentalidad (padre y madre en función de tales como individuos) y las de coparentalidad (en tanto subsistema parental) con sus hijos, a las personas que llegaban a realizar algún tipo de consulta sobre el divorcio y/o separación.

    1. Permite la clarificación de los integrantes para plantearse ¿psicoterapia? O ¿mediación?

    2. En psicoterapia permite mantener el trabajo sobre el conflicto en el subsistema conyugal, en los ámbitos comportamentales y relacionales.

  2. Permitía introducir cuestiones de la vida diaria de los menores que en el momento de la crisis no pudieran haberse tenido en cuenta por la pareja, o el entorno de la misma, en situación de ruptura.

    1. Por ejemplo recuerdo una pareja que en el momento álgido de sus batallas había negado a los abuelos de ambos poder interaccionar con los nietos, ante las diversas disfuncionalidades horarias comprendieron que tenían que sacar de su “agenda” esta situación.

  3. Permite, en muchos casos, hacerles reflexionar sobre cambios en las funciones que tienen que realizar con el cambio en la situación de la pareja: temas que tienen que ver con la autoridad (común e individual con cada uno de ellos), de disciplina (lo que les obliga a hablar ineludiblemente de situaciones que a ambos dos les puedan preocupar ante algunos comportamientos de los hijos), etc.

  4. Se puede introducir cuestiones que permitan ayudar a mejorar la continuidad de la pareja coparental, que permitan “desminar” los sabotajes que puedan realizarse contra el otro progenitor, “la violación de fronteras entre los subsistemas, con triangulación del hijo o hijos incluida”, y aquellos comportamientos que socaven la estructura jerárquica de la familia, que nos guste o no, necesitan los hijos como “puntos de referencia para la incorporación de pautas, reglas, normas, aparte del inevitable atrapamiento de los hijos que se ven envueltos en complicados conflictos de lealtades”

  5. El que ambos padres mantengan la coparentalidad y un espacio para poder relacionarse y comunicarse entre ellos implica que la función nutritiva (afecto, cuidado, ternura, alimentación, etc.) va a ser más estable.

  6. Por último “a la función normativa que promueve la adaptación de los hijos a la realidad y que, consecuentemente, es más vulnerable y requiere la actuación conjunta de ambos progenitores, suponiendo algunos acuerdos mínimos y exige más amor profundo que la nutritiva”.

Por último transcribo unas palabras de mi admirado profesor Ríos González, sobre el tema de los hijos de padres divorciados

Hacia una Declaración de los Derechos del Hijo del Divorcio (Rios, J. A.(20015): Los ciclos vitales de la familia y la pareja. Editorial CCS. Madrid. Pág 199-201)

Respetando cuanto indique la legislación vigente en cada momento, y desde una perspectiva emocional y conforme a las exigencias que impone la maduración psicológica del hijo de padres divorciados, creemos necesario marcar los siguientes Derechos del Hijo del Divorcio:

  1. A sentirse querido, valorado y respaldado tanto por el padre como por la madre.

  2. A mantener contactos frecuentes y suficientemente estables para que pueda percibir con claridad los vínculos de afecto y apego que mantiene con cada uno de los progenitores.

  3. Estos contactos físicos necesitan el refuerzo de otros modos de relacionarse como pueden ser los derivados de llamadas telefónicas o cartas, asegurando la intimidad y privacidad de estas relaciones, sin que ninguno de los padres ponga obstáculos o barreras para que estos objetivos puedan cumplirse con plena satisfacción.

  4. A ver cada vez que lo necesite al progenitor con el que no vive habitualmente y solicitar permanencias ocasionales con él si lo requieren sus necesidades afectivas profundas o ve la conveniencia de la presencia real del progenitor con el que no vive permanentemente.

  5. A mantener con la ayuda de los padres, una adecuada relación con los hermanos, evitando que en la fratría se introduzcan divisiones al amparo de alianzas que puedan surgir entre alguno de los hijos y el padre o entre los hijos y la madre. La amenaza que tales alianzas se intoxiquen con otros elementos afectivos que las conviertan en «coaliciones» es una realidad perturbadora en familias divorciadas.

  6. El hijo del divorcio tiene el derecho de ver asegurado el sentimiento de protección y pertenencia a un grupo, lo que obliga a que nunca se introduzcan los sentimientos de signo contrario que minen la seguridad interior que s deriva de tener garantizada la presencia del sentimiento apuntado.

  7. Tiene derecho a no sufrir carencias afectivas que tengan su origen en la rotura del matrimonio de los padres. El sentimiento de confianza básica tiene que seguir reforzado mediante la interacción profunda con la madre y al ritmo del crecimiento del hijo. Paralelamente, y como consecuencia de la interacción permanente con el padre, tiene que mantenerse fuerte el sentimiento de seguridad interior que le facilite la construcción de su personalidad.

  8. A re visar periódicamente las medidas provisionales jurídicamente tomadas en su momento, ya que cada etapa evolutiva del hijo tiene necesidades diferentes a las que tenía en el momento del divorcio o separación de los padres y deben adecuarse a ellas en cada ciclo evolutivo.

  9. Derecho a mantener y reforzar vínculos de relación con los abuelos, tíos, primos y miembros de las respectivas familias de origen de los progenitores, ya que en ellos se encarnan los verdaderos miembros que permiten tomar conciencia de las propias raíces que tanta importancia tienen para la estructuración interna de la personalidad.

  10. El hijo del divorcio tiene derecho a no verse implicado en los conflictos afectivos que puedan seguir manteniéndose entre los padres durante el tiempo en que éstos elaboren el duelo inevitable de su separación. Tomar al hijo como «arma arrojadiza» contra el otro ex cónyuge es un abuso manipulativo que ha de ser desterrado del panorama emocional del hijo.

  11. Derecho a su intimidad y salvaguarda de la propia imagen cuando la condición de figura pública, famosa o popular de cualquiera de los padres pueda ocasionar invasiones en la vida del hijo por parte de agentes o personas ajenas al contexto familiar más íntimo.

Finalizando, creo que nuestros legisladores deberían haber tenido en cuenta más «voces» a la hora de tomar la decisión que han tomado.

Canal en Youtube

Nuestra compañera Esther Claver ha creado un canal en Youtube para ir mostrando alguna de las cuestiones que nos interesan a todos. Su direccion es https://www.youtube.com/channel/UCJDVwIDGJ4keV8Xii87LOcA

Como muestra os sugiero el video titulado: ¿Por qué los videojuegos enseñan mejor que la escuela?

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=Y51Cvn3NXKs&w=560&h=315]

Ciberseguridad

Incibe

Tomado de la propia WEB
INSTITUTO NACIONAL DE CIBERSEGURIDADINCIBE trabaja para afianzar la confianza digital, elevar la ciberseguridad y la resiliencia y contribuir al mercado digital de manera que se impulse el uso seguro del ciberespacio en España.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (INCIBE), anteriormente Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación, es una sociedad dependiente de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital (SESIAD) y consolidada como entidad de referencia para el desarrollo de la ciberseguridad y de la confianza digital de ciudadanos, red académica y de investigación, profesionales, empresas y especialmente para sectores estratégicos.

Con una actividad basada en la investigación, la prestación de servicios y la coordinación con los agentes con competencias en la materia, INCIBE contribuye a construir ciberseguridad a nivel nacional e internacional.

Para ir a la web, pincha aquí

Internet Segura.

Unas buenas páginas para padres, educadores, menores

Pncha aquí