Sobre adicciones

En el último informe Estudes 2020 y a la hora de hablar de la percepción de riesgo se dice lo siguiente:

La percepción de riesgo da idea de en qué medida los estudiantes piensan que una determinada conducta puede ocasionar problemas. En este sentido, el riesgo asociado al consumo de drogas se comporta como un elemento protector frente al consumo y constituye un freno cuando los estudiantes se planteen consumir este tipo de sustancias psicoactivas.

¿Cuáles son las percepciones de riesgo que se asocian al consumo habitual de sustancias? El mismo informe nos dice:

Las percepciones de riesgo más elevadas se asocian con el consumo habitual de sustancias ilegales como la heroína, la cocaína en polvo o el éxtasis, para las cuales prácticamente la totalidad de los estudiantes creen que consumir dichas drogas una vez por semana o más, tendría graves consecuencias para la salud, hecho que se ha mantenido similar a lo largo de toda la seria histórica.

En relación con el consumo de 5 o 6 cañas/copas de bebidas alcohólicas en fin de semana, se observa que la percepción de riesgo asociada ha aumentado notablemente en 2018 (76,8% frente al 56,1% del 2016) coincidiendo con el descenso de consumo de alcohol en los últimos 30 días.

Por otro lado, el consumo diario de alcohol (tomar 1 o 2 cañas/copas cada día) es considerado peligroso por el 57,6% de los estudiantes, dato superior al registrado en 2016, volviendo a niveles similares a los registrados hace 4 años.

En cuanto a la sustancia ilegal más extendida, el cannabis, el 87,5% estudiantes opina que su consumo habitual puede conllevar bastantes o muchos problemas. Dicha percepción ha descendido ligeramente, coincidiendo con el leve aumento en el consumo de dicha sustancia.

El 93,8% de los estudiantes de 14 a 18 años advierte un peligro cuando se alude al consumo habitual de hipnosedantes, siendo la sustancia legal con una mayor percepción de riesgo. Evolutivamente, este año ha registrado el máximo histórico de la serie, superando en más de 6 puntos el dato obtenido en 2016 (87,7%).

Finalmente, el 88,7% de los estudiantes de 14 a 18 años piensa que el consumo diario de tabaco puede causar muchos o bastantes problemas para la salud.

Podemos decir sin temor a equivocarnos mucho que entre los estudiantes entre 14 y 18 años hay un pensamiento bastante extendido que el consumo habitual de substancias produce problemas. Pero siguen entrando nuevas remesas que contribuyen a no realizar un descenso significativo del número de consumidores.

Vamos a intentar detenernos en otros datos que no se reflejan con claridad en lo que hemos descrito.

  1. Existe un alto porcentaje de personas entre 14 y 18 años que no aparecen reflejadas en esta encuesta, de hecho el propio gobierno de España afirma que “La tasa de abandono educativo temprano se sitúa en el 16% en 2020”, es decir que “alrededor de 530.000 personas, 343.000 hombres y 186.500 mujeres, habían abandonado los estudios en 2020”.
    1. La estrategia Europea 2020 estableció en 2010 entre sus objetivos reducir el abandono escolar temprano por debajo del 10% en la UE y del 15% en España, debido a las altas tasas de nuestro país.
    2. Precisamente, uno de los objetivos principales de la LOMLOE, la ley educativa que acaba de entrar en vigor, es reducir las tasas de abandono escolar temprano en línea con los países europeos más avanzados.
    3. Desde 2010, la tasa de abandono temprano en España ha disminuido 12,1 puntos, pasando del 28,2% en 2010 al 16% en 2020, lo que supone un 43% menos. Este descenso ha sido mayor entre los hombres (13,3 puntos) que entre las mujeres (11 puntos), aunque la tasa sigue siendo en 2020 muy superior entre los varones: un 20,2% frente al 11,6%, es decir, un 74% más.
    4. Conclusión: no estamos cumpliendo los objetivos marcados. El estudio de todo esto se lo dejo a personas con mayor conocimiento que yo.
  2. Otras cuestiones que no se reflejan son otro tipo de adicciones por ejemplo el del juego. Un reciente artículo que glosaba el informe de FEJAR (Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar)) titulaba así: “España cuenta con la tasa más alta de Europa de ludópatas entre 14 y 21 años”.
    1. Pero: “Participar en apuestas no es legal en España hasta la mayoría de edad, sin embargo, –tal y como señala la Guía Clínica «Jóvenes y Juego Online», elaborada por Fejar y financiada por el Ministerio de Sanidad,– a día de hoy los mecanismos para que los operadores de juego online puedan controlar que quien está jugando es mayor de edad «son todavía insuficientes». Cualquier menor podría llegar a usurpar la identidad, por ejemplo, de uno de sus progenitores, con los datos de una tarjeta de crédito”.
    2. Propongo una tarea: apostarse a la salida de uno de los centros de apuestas que tenemos en todos los barrios y ver como pueden saltarse las prohibiciones y cómo nuestros adolescentes y jóvenes juegan en ellos.
    3. “Fejar insisten en que los jugadores patológicos son cada vez más jóvenes y que, a diferencia de lo que ocurría hace una década, en que el 75% de los casos eran adictos a las máquinas de tragaperras –y el resto a otras modalidades presenciales como rascas, quinielas…–, hoy los más jóvenes están seducidos por las apuestas deportivas y el póker en la modalidad online”.

Dejo para otro momento reflexionar sobre lo preventivo y el peso del género en todo esto. Y lanzo un par de preguntas al aire.

¿Por qué no se está hablando de todo esto? ¿Por qué “las adicciones ya no venden”?

Seguiremos charrando de todo esto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.