Una fábula de Ramón Lull

La fábula se titula:

Los donceles, la pulga y el piojo.

Había una vez un rey que cuidaba y trataba con cariño a dos donceles que quedaron a su servicio. Pero uno de ellos era terriblemente celoso.

Un día, uno de los donceles le dijo:

– Majestad, ¿me da permiso para matar una pulga que acabo de ver en la capa?

– Por supuesto – dijo el rey.

El doncel mató al piojo y el rey le recompensó con cien monedas de oro.

El otro doncel, muerto de celos, se adelantó entonces y le dijo:

– Majestad, ¿me permite matar un piojo que acabo de ver en su ropaje?

Pero el rey, al darse cuenta de lo que ocurría, le dijo:

– ¡No mientas! En mi ropaje no hay piojos.

Enfadado, mandó castigar al doncel celoso.

Pon tu la moraleja… celos, sinceridad, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.